Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Vie, Ago 23rd, 2013

Y todo por necedad


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

dali-marioPor Mario Serrato

El mundo contemporáneo permite establecer, gracias a la velocidad con que llega la información y a la concreción de la estadística, las necedades en que incurrimos con mayor continuidad. 

Por ejemplo, la guerra contra los drogas es tan necia como negar que mientras tengamos  cuarenta millones de narices ansiosas por consumir cocaína en el mundo, habrá alguien que  cultive la mata, la procese y la venda. Los miles de millones de dólares que se han destinado y destinarán para arrasar cultivos y perseguir narcotraficantes, se perderán porque nunca alcanzarán su objetivo: impedir que el producto llegue a la nariz del consumidor final. Es el caso de la marihuana, en Colombia dejó de producirse en grandes cantidades cuando la tecnología permitió su cultivo en California. Situación que muy pronto se presentará con la hoja de coca.

En relación con la comunidad LGBTI, por más que algunos intenten restarle sus derechos y negarles su condición y opción sexual, ellos seguirán naciendo, desarrollando su personalidad y buscando la felicidad en su modo de vida. Las miles de medidas tendientes a impedir su reconocimiento como parejas y derechos como personas, solo servirán para ocultar lo inocultable e impedir que la avalancha de la realidad se imponga. El retorno al closet es una opción sin futuro y pretenderlo, constituye una necedad.

Considerar que el incremento de las penas para los delitos significa disponer de un eficaz instrumento disuasivo, equivale a pensar que echarle más agua a la sopa genera mayor poder alimenticio en la comida. Cada vez que sumamos más años de pena al delito, más nos alejamos  de la noble posibilidad de la resocialización.

La represión y el bolillo que empleamos cuando se trata del consumo de alcohol, han disparado las riñas callejeras y la brutalidad policial, cuando lo que debemos hacer, como lo intentó el profesor Mockus, es educar a los jóvenes y a todos en el consumo de alcohol,  enseñando moderación y búsqueda de goce sano y satisfactorio.
Cuando nos referimos al aborto, nos encontramos con la oposición a las tres modalidades de exclusión penal que permitió la Corte Constitucional, ahora, en el apogeo del poder de decisión de la mujer, se organizan movimientos tendientes a retirarlas.  Con seguridad los prohibicionistas intransigentes dormirán satisfechos con su atemporal logro involutivo,  mientras mercaderes  inescrupulosos de la salud  incrementan los costos que la práctica clandestina del aborto genera. En vez de razones argumentadas para adelantar abortos en clínicas higiénicas y con facultativos capaces, optamos por negar que el asunto se esta dando y se seguirá dando en un necio ocultamiento de la  realidad.

En relación con la paz, algunos de nosotros, lamentablemente muy influyentes, nos han  hecho creer en la solución de “Los Magníficos”, en referencia al grupo paramilitar que se tomó las pantallas de nuestros televisores en la década de 1980 y que ayudó a formar un modelo único de solución violenta. Es hora de que entendamos que así empleemos el 100 por ciento de nuestro producto interno bruto en combatir a la guerrilla, esta no se acabará. Se trata de desenmontarlas, no de desmontarlas. Y para no ser necios, lo mejor es que las llevemos al diálogo y a la dejación de armas. Resulta más inteligente, o menos necio, recibir sus armas en un acto de paz y conciliación, que arrancarlas de su cadáver en un operativo militar de dudosa ocurrencia.

Creo que es el momento de analizar a fondo nuestra situación y hacer un alto en el camino. Ojalá de allí salgamos y nos encaminemos a la búsqueda de soluciones reales a problemas que se mantienen, en mucho, por nuestra necedad.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>