Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Lun, Nov 25th, 2013

¿Y la Tercería qué?


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Foto NUevo Arcoiris

Foto NUevo Arcoiris

Por Unicor/ Foto Nuevo Arcoiris/ 

La aspiración reeleccionista de Santos estaba cantada; su voluntad de paz desde siempre ha sido más, su deseo de continuar en la presidencia, además, de la vanidad entre la élite respecto a qué presidente se apunta para la historia, el logro de la paz.Mientras tanto los sectores alternativos y de izquierda siguen sin responder con seriedad a la oportunidad que presenta la coyuntura, en ellos también se dejan ver las vanidades y  a veces, la pequeñez de sus dirigentes.

Que el Presidente Santos informe a la tele audiencia de su aspiración no debe sorprender, la mayoría de sus actos de gobierno apuntaban a ello, la mesa de negociación de la Habana se constituyó en su principal carta, así también, su llamado a la “unidad nacional”, la repotenciación de la Fundación Buen Gobierno, y por supuesto, su distanciamiento del uribismo guerrerista.

El presidente Santos ha tenido un periodo de gobierno, francamente nugatorio en materia de cambios estructurales acordes a su aspiración pacificadora, sus movimientos parlamentarios, económicos y sociales han sido fieles a su vocación clasista, neoliberal y clientelista, como todos sus antecesores, se ha cuidado de mantener las condiciones hegemónicas tradicionales, es más, expresiones tan odiosas como la de nombrar en los altos cargos a los hijos del poder, han vuelto con mayor fuerza: los Samper, los Gomez, Los Iragorri, los Cárdenas, los Lloreda, son algunos de los delfines, que navegan cómodos, sin despelucarse, por las aguas del poder burocrático, o que se puede decir, de la flamante Canciller María Ángela Holguín, que continua de gira, sin que se le dañe el cepillado, así durante su ministerio se hubieran perdido mas de 90 mil k2 de mar territorial, a decir verdad, se hubiera podido perder todo el archipiélago, y a la elegante canciller nadie le pediría el cargo que ostenta casi que por derecho propio.

El presidente mantiene su compromiso con el modelo neoliberal, su política minera, industrial, de servicios públicos, es fiel a mantener la ganancia para los privados y extranjeros, para muestra su reforma a la salud, la cual, seguramente será retirada del congreso mientras se reelige, para después volver hacer presentada imponiendo los intereses privados dentro del derecho fundamental de la salud.

Lo positivo de este gobierno se relaciona con su “voluntad de paz”, su “respeto por la Constitución y la ley”, y sobre todo por su distanciamiento con el expresidente Uribe, el querer firmar la paz, lo lleva a mayor tolerancia política,  a respetar a los disidentes, a honrar los acuerdos democráticos, y su pelea con Uribe,  sobre todo, a no violar de forma masiva e impune los derechos humanos, los derechos de las minorías y las expresiones democráticas alternativas.

Aquí toma forma la buena oportunidad política de la izquierda y los sectores alternativos, la gran participación ciudadana en contra de medidas presidenciales injustas, la mayor consciencia política que se respira en el país, y el rompimiento entre las derechas, le dan a la tercería una opción importante para levantarse como la verdadera  interprete de los diálogos de la Habana, pero, además, de canalizar a los eternos inconformes con el sistema político; quienes continúan esperando una propuesta creíble, aglutinadora y ponderada, que deje atrás las polarizaciones, los “univocismos”, las sin salida.

Empero, no se vislumbra esa opción, la izquierda y los sectores alternativos, salvo algunas excepciones, también se desgastan en las discusiones bizantinas, en los cálculos personalistas, en la apuesta por la posturas ideológicamente puras, en las contradicciones insuperables, en los celos y protagonismos enfermizos, es decir, en la lectura de que cada dueño de su parcela, puede imponerle a los otros  sus condiciones.

Ya observamos como los medios con el objetivo de mantener la división inflan a cada uno por su lado a Clara, a Peñalosa, a Navarro, también se escucha que hay que esperar a que Petro y Fajardo no estén inhabilitados,  que cómo se va a unir gente tan diversa, ¿y es que las uniones son entre idénticos?, que por qué se va a llamar a Ingrid, que otra vez Mockus. Por favor, ¿y es que acaso, de lo que se trata no es de unir los diverso, de construir desde la diferencia, de incluir a las ciudadanías siempre excluidas y en pugna? ¿Dónde está la plataforma de reconciliación, amplia y generosa que le hable a Colombia de otra opción, de una verdadera tercería?

Si una autentica tercería no se consolida, las ciudadanías verán como para las presidenciales el votar otra vez por el menos malo, se impone. Y adivinen quien será el menos malo entre Santos y la ficha de Uribe?

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>