Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Vie, May 31st, 2013

Vienen las presidenciales


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

unicorPor Unicor

Teniendo en cuenta que en el 2014 se realizarán las elecciones parlamentarias y presidenciales, quiero en esta oportunidad referirme un poco a éstas últimas, teniendo como referente lo sucedido con la famosa “Ola Verde”; fenómeno mediático, fugazmente exitoso en las pasadas elecciones presidenciales, que termino convirtiéndose en otra desilusión mas, dentro de tantas desilusiones democráticas que ha tenido el pueblo colombiano. 

Partamos abordando desde la perspectiva del poder, el término política; entendida  esta como una actividad orientada en forma ideológica a la toma de decisiones de un grupo para alcanzar ciertos objetivos, claramente identificados y asociados a poderes. El fenómeno de la “Ola Verde”, fue el caso del ciber activismo o del activismo político en las redes sociales, el que genera seguidores, consigue impactos, pero, solo en las redes de comunicación. El ciber activismo, como se vio, no garantiza el éxito de las campañas en términos electorales y de resultados democráticos.

Lo sucedido con Antanas Mokus, si bien no puede calificarse como negativo, si se tiene en cuenta que las ciudadanías colombianas alcanzaron a percibir la llamada “Ola Verde” y con ella, sus resultados dignos de mostrar para un corto tiempo, además, si se le compara con el papel realizado por otras organizaciones políticas; las cuales a pesar de contar con mucho mas tiempo y experiencias en el panorama político, no pueden atribuirse resultados como los conquistados por la “Ola Verde”. No obstante, debe decirse que su fracaso y el de su candidato presidencial, se enmarca en las grandes expectativas que con él se crearon, llegó un momento en que muchos pensaron que se iba a romper con las formas tradicionales del quehacer político, y que Mokus, definitivamente, contrariando todos las estrategias de la “real politik”, se iba a convertir en presidente de Colombia.

Pero el desenlace final en términos cualitativos y cuantitativos nos mostraron otras cosas: primero, que la clientela electoral que permite a un líder político alcanzar sus objetivos, sigue siendo fundamental, entendida ésta como la base social necesaria para dar cuerpo a una verdadera propuesta política, segundo, se enseña que no es dable que un aspirante a ser elegido por voto popular, trate a sus pares, con desden y soberbia, siempre, aún sin renunciar a sus principios, el candidato debe ser cuidadoso para entablar comunicación con otros, desde la diferencia, tender puentes y buscar alianzas. Tercero, pensar que una sola visión, por mas loable que sea, puede llenar las expectativas democráticas de todo un país, suena a reeditar fenómenos dictatoriales, despóticos, que buscan la cohesión social en torno a tesis, igualmente, dogmáticas.

Como puede verse, el fenómeno informático acerca a un buen número de personas, personas que no tienen en su mayoría la suficiente formación política, que implica participación real y compromiso. La “Ola Verde” en su momento, se confió en su impacto virtual,  y asumió una actitud abstracta, no le hablaba a la gente de carne y hueso, sino a las redes, a las encuestas y a un mundo ficticio. Grave error, nuestro país todavía vive de las viejas prácticas, eso lo debe tener en cuenta el líder político, algunos como caudillos, se muestran salvadores, razón que desdibuja desde todo punto de vista el espíritu del sistema democrático; empero, ese es el sistema que tenemos en construcción, son las reglas de juego, hasta quienes quieran transformar la praxis política, las relaciones sociales y económicas, deben interpretar ese estado de cosas;  desde allí, montar las estrategias que permitan proponer y ganar el voto de las mayorías, pero lo que no puede un candidato, es desconocer dicha realidad, la que tarde o temprano se levantará como un muro que frenará discursos y actuaciones radicales, tal como sucedió con la “Ola Verde”.

Como puede verse, para alcanzar objetivos democráticos se debe articular procesos políticos, se requiere de estrategias que desarrollen los mas altos valores ciudadanos, tales como la solidaridad, el respeto por la diferencias, y construir programas políticos incluyentes. Ahora, otro factor que incidió en los resultados electorales, es la no identificación de los votantes en el censo electoral, recordemos que el censo nacional incorpora todo tipo de mayores de 18 años, y no solo jóvenes, los que son mayoría  indiscutida en la red, pero en las mayorías reales, cuentan también otros grupos poblacionales más numerosos y decididos en el momento de votar.

La coyuntura actual permite pensar en un panorama para las próximas presidenciales, relativamente claro: El gobierno de Santos pensando en su reelección con él o con candidato propio, el Ex presidente Uribe auspiciando un aspirante del Puro Centro Democrático y ¿las alternativas de izquierda y de centro qué?

¿Se volverán hacer contar?, ¿cada organización apostará a mantener los votos de sus respectivas congregaciones?, ¿volverán a asumir posiciones hegemónicas?, ¿no abra dialéctica que posibilite diálogos fecundos, realistas y que apunten, de una vez por todas, a ganar las presidenciales? La historia es dinámica, y la historia reciente de la política colombiana dice que los sectores de izquierda como el Polo Democrático, han avanzado en sus logros, igual, lo sucedido con la Ola del Partido Verde, no obstante, la historia también cuenta que el sectarismo, la falta de definiciones y de coherencia política, de alguna manera han estancado su crecimiento.

Existe pues la posibilidad de que los sectores de izquierda, el movimiento progresista y el centro político, confluyan a través de un programa concertado a presentar una aspiración compartida para la presidencia de la republica en el 2014. Los sectores sociales, alternativos y sobre todo, las nuevas y conscientes ciudadanías; esperan una alternativa viable y que trascienda las miradas sectoriales de izquierda.

Es un buen momento, el pueblo ha demostrado que quiere apostarle a un modelo de transición, la paz lo necesita. Aprender de los aciertos y errores cometidos depende de la grandeza de los dirigentes, grandeza que la mayor de las veces, brilla por su ausencia.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>