Publicado el: Lun, Feb 23rd, 2015

URIBE Y SU PAPEL EN LA MASACRE DE SAN JOSÉ DE APARTADÓ


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

comunidaddepaz4 Por: Mario Serrato

En 1997, siendo gobernador de Antioquia Álvaro Uribe Vélez, la población de San José de Apartadó se declaró neutral frente al conflicto armado. En opinión de sus líderes, el Ejército, los paramilitares y la guerrilla, no solo no los protegían, sino que su presencia los afectaba.

La decisión de la comunidad llamó la atención de la Corte Interamericana de Derechos Humanos organismo que pidió al gobierno de Colombia medidas para garantizar sus derechos y respeto por su decisión.

¡Ahí fue Troya¡ El odio que tomó Álvaro Uribe en contra de esa comunidad paz se encuentra documentado en muchas declaraciones en las que calificó a sus líderes de aliados de la guerrilla.

Tristemente para esa comunidad, que solo reclamaba que la dejaran en paz, Uribe se convirtió en presidente de Colombia.

Su gobierno, caracterizado por una férrea política contrainsurgente, no podía permitir que los habitantes de una población cercana a sus predios rechazaran la presencia del Ejército en su territorio y consideraran que la fuerza pública no les ofrecía garantías.

Desde el 7 de agosto de 2002, y hasta el final de los gobiernos de Uribe, los habitantes de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó empezaron a vivir una de las persecuciones más desalmadas y canallas de que tenga conocimiento nuestra violenta historia republicana.

En un extenso documento, el sacerdote Javier Giraldo, hace un detallado recuento de la persecución sistemática y de los acosos a los que fue sometida la población de San José de Apartadó, ver:http://www.javiergiraldo.org/spip.php?rubrique23

Ese documento contiene información documentada en la que se establece con facilidad que su decisión de convertirse en Comunidad de Paz le acarreó la animadversión de la institucionalidad colombiana, esta última, en ese entonces, envuelta en una paranoica lucha contra lo que llamaban terrorismo, es decir, todo lo que no encajara en la denominada Política de Seguridad Democrática.

El señor Francisco Santos, vicepresidente de Colombia 2002-2010, recibió el 23 de septiembre de 2002 a delegados del Consejo Interno de la Comunidad de Paz, ellos le entregaron un documento titulado UN CAMINAR EN DIGNIDAD. En él explicaban los motivos de su neutralidad, el derecho a ser respetados y la obligación del gobierno de brindarles garantías. El alto funcionario nunca contestó, y tampoco adelantó actividad alguna para garantizarles sus derechos.

Por el contrario, semanas después de la masacre afirmó en los medios que: “los mataron porque andaban en algo malo”. Sin embargo uno de los cadáveres de quienes “andaban en algo malo”, era el de un bebé de 18 meses de nacido. A lado de su cuerpo fueron sepultados en un fosa común improvisada, los cuerpos de Deiner Andrés Guerra de 11 años y Natalia Tuberquia de 5 años. Todos fueron asesinados a machete.

Con el tiempo se estableció que le decisión de matarlos se tomó para evitar que más adelante se convirtieran en guerrilleros.

En la tarde del 21 de febrero de 2005, cuando la Seguridad Democrática festejaba con bombos y platillos sus primeros acuerdos con las autodefensas, un grupo de asesinos, entre los que se encontraban miembros activos de la Brigada XVII, ingresó a las veredas Mulatos y La Resbalosa, cercanas al casco urbano de San José de Apartadó. Tres días después: “fueron encontrados los cuerpos descuartizados de Alfonso Bolívar Tuberquia , de 34 años; Sandra Milena Muñoz Posso, de 24 años; Alejandro Pérez Castaño, de 33 años; Natalia Andrea Tuberquia Muñoz, de 5 años, y Santiago Tuberquia Muñoz, de 18 meses. Los adultos estaban decapitados y desmembrados; los niños tenían machetazos en el cráneo, el estómago abierto a machete y un brazo cercenado”. Este relato corresponde a la versión del  sacerdote Javier Giraldo, la cual concuerda con la diligencia de levantamiento de cadáveres adelantada por la Fiscalía.

Unas semanas después, el presidente Uribe, al finalizar un Consejo de Seguridad en Apartadó organizado en respuesta a la masacre, declaró: “en esta comunidad de San José de Apartadó hay gente buena, pero algunos de sus líderes, patrocinadores y defensores están seriamente señalados, por personas que han residido allí, de auxiliar a las Farc y de querer utilizar a la comunidad para proteger a esta organización terrorista”.

Sin embargo difundió la versión oficial según la cual los asesinos de los niños y de los miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó habían sido elementos de las FARC agrupados en el quinto frente de esa guerrilla.

Cinco años después, en marzo de 2010, el Juzgado Primero Especializado de Antioquia condenó a 20 años de prisión al excapitán Guillermo Gordillo Sánchez, quien admitió su participación en los hechos y se acogió a sentencia anticipada. Los paramilitares que participaron en la masacre y admitieron su responsabilidad en el crimen ante las autoridades judiciales fueron Adriano José Cano Arteaga, alias ‘Melaza’, y Joel José Vargas, alias ‘Pirulo’. Estas confesiones le permitieron a la Fiscalía proferir orden de captura contra el ex capitán Gordillo Sánchez y abrir investigación contra 66 militares de la Brigada XVII del Ejército con sede en Carepa. (Revista Semana, edición 1712, feb, 22/15)

La evidencia irrefutable de la participación en la masacre de miembros del Brigada XVII, obligó al gobierno de Colombia a presentar disculpas a los miembros de la Comunidad Paz.

A pesar de que en más de 15 años de persecución y acoso por parte de todas las instituciones colombianas, lo que incluye la oscura administración del Fiscal Luis Camilo Osorio, a los miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, nunca se les comprobó relación de ninguna índole con la guerrilla.

En réplica a las disculpas que el gobierno de Colombia tuvo que dar a esa Comunidad de Paz, el expresidente Uribe, ahora convertido a la oposición declaró: “Me ratifico en la utilización que han hecho terroristas FARC y extranjeros de algunas personas en comunidades de paz.”

Con estas mezquinas palabras culminó el papel de Uribe Vélez en la masacre de San José Apartadó.

Mientras, el cadáver de ese niño de 18 meses de nacido, y que fue asesinado a machetazos, continúa sepultado, no solo bajo la tierra: lo está bajo la ignominia.

Displaying 7 Comments
Have Your Say
  1. A ESO,sino le hiecieron escandalo caracol y rcn,saian que el cebebro de la masacre era el asesino de cuello blanco alvaro uribe;pero a la masacre del caquetá que fué un hecho de bandidos de baja gama,si le dierinpublicidad una semana…..y ese maldito cochuno asesino,sigue suelto,des pues de mandar a matar niños,mujeres,ancianos y campesinos indefensos a punta de machete.

  2. Nelson Avila dice:

    EL VIL E INFAME CANALLA ALVARO URIBE VÉLEZ, CON SU CINISMO SISTEMÁTICO HA ASESINADO Y DESPLAZADO A MAS PERSONAS, QUE LAS GERRILLAS JUNTAS EN 50 AÑOS DE CONFRONTACIÓN…
    INDIGNANTE. !!!!

  3. fredy caro dice:

    No hay derecho q el pueblo le dè el poder a alguien con tanto odio y tengan q pagar los inocentes con su vida. Alvaro Uribe tendrà q pagar por negligente mi Dios todo lo cobra

  4. Fercho dice:

    Por favor corrijan el vínculo de la cronología que hace el padre Giraldo. El que ustedes publicaron en la nota no funciona.

    Acá les dejo el correcto, que lleva a los dos informes cronológicos, el de 2002 a 2010 y el de 2010 a 2014:

    http://www.javiergiraldo.org/spip.php?rubrique23

    http://www.javiergiraldo.org/spip.php?rubrique23

  5. Mi tributo de admiración a la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, ejemplo de organización de la sociedad civil para el mundo y “prueba reina” de los crímenes ordenados por los dos gobiernos de AUV, el legitimo y el espurio.

  6. Todo lo que está ocurriendo es para dañar la reputación del presente gobierno que si bien no ha hecho nada bueno tampoco ha sido malo pero como del cielo a la tierra no hay nada oculto todo saldrá a la luz y cuantas victimas más caerán pero lo que si es cierto es que tenemos a un criminal en potencia y no poder hacer nada para remediarlo el pueblo siempre pondrá las víctimas y el poder seguirá haciendo de las suyas esperemos a ver cuando cae esa lacra de la sociedad

  7. Jorge gamboa dice:

    Padre Javier Jiraldo, que trabajo tan loable el que usted hace, ojala el 10% de los pastores de la iglesia hicieran lo mismo, almenos descomulgaran a La bestia criminal de Alvaro Uribe velez. Las cortes penales internacionales lo jusgaran, para que esos niños que fueron masacrados en el mandato Uribista, puedan descansar en paz .
    La verdad sera la estaca que le ponga fin a este vampiro macabro, criminal y terrorista.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>