Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Mie, Ene 23rd, 2013

Un discurso actual

Comparte
Tags

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Mario Serrato 2013Por Mario Serrato

“Uno de nuestros grandes problemas consiste en que el país mantiene un pie en el pasado”.

Tuve la oportunidad de escuchar y después leer con detalle el discurso de posesión de Obama en su segundo periodo. En su intervención se encuentran joyas con este brillo: ” Seguimos creyendo que la seguridad duradera y una paz duradera no requieren de guerra perpetua“. Escucho esta frase y veo las imágenes de Alvaro Uribe, Fernando Londoño e Iván Márquez y las asocio con un terceto de dinosaurios.
Otra joya de inigualable brillo en ese discurso es la siguiente :”Nuestro país no puede tener éxito cuando unos están bien mientras otros sobreviven”. Esto último me recuerda la frase cínica de los economistas del establecimiento en Colombia: “El país va mal, pero la economía va bien”. Ahora llegan a mi memoria las respuestas de José Félix Lafourie en reciente entrevista y me obligo a pensar en el hombre de Neanderthal.
Pero el diamante mayor de aquel discurso histórico se encuentra en la siguiente oración: ” Nuestro viaje no estará completo hasta que nuestros hermanos y hermanas gays sean tratados como cualquier otra persona ante la ley, porque si en verdad somos iguales entonces también lo es el amor que nos ofrecemos unos a otros.”
En este momento el abdomen pronunciado y las tirantes de Roberto Gerlein con su entonación altisonante y repelente, aparecen definiendo la imagen de Tomas de Torquemada, el dominico que fue protagonista de la inquisición.
Uno de nuestros grandes problemas consiste en que el país mantiene un pie en el pasado. Y no un pasado reciente, en un pasado que puede encontrar su punto de equilibrio en el paleolítico superior. Un pasado al que nos obstinamos de manera violenta inclusive.
Las FARC atacan a las fuerzas armadas y a la población civil persiguiendo el sueño de una revolución que plantea un modelo económico que no funciona ni siquiera en un colegio, menos en un país.
Los ganaderos de Colombia, a través de su vocero, pelean por país en donde la propiedad sobre la tierra en manos del terrateniente no sea discutida y donde las reformas agrarias, cualquiera que sea su origen o alcance,  sean combatidas incluso con plomo si es necesario, asunto que dilatan en el tiempo con la creación de leyes que les sean favorables, las cuales nacen en el seno de un congreso plagado de sus agentes.
En materia de salud, el sistema colapsó cuando los economistas neoliberales la convirtieron en un negocio de mercachifles inescrupulosos, y aun insisten en considerar que la falla no se encuentra en el sistema sino en quienes lo aplican.
Jack Krugman, premio nobel de economía, frente a la obstinación de los economistas, de los poderosos y de los actores armados en Colombia, presenta una frase lapidaria, frase que encontré en un interesante artículo de Cecilia López Montaño: ” Lo que se ha experimentado es un colosal fracaso de la política económica y muchos de los autores de este fracaso retienen el poder y rechazan aprender de la  experiencia”.
Mientras los colombianos continuamos en nuestras discusiones medievales y desarrollamos políticas adecuadas para el hombre de Neardenthal, los Estados Unidos, con el Presidente Obama a la cabeza, construyen con pasos acelarados, un camino de reconocimiento a la dignidad del hombre y de respeto por la justicia social en el marco de la comprensión de las realidades del mundo contemporáneo.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>