Publicado el: Mie, Mar 27th, 2013

Se fueron los Generales, se quedaron los problemas


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

andrés_preciado-copiaPor: Andrés Preciado

En Medellín despachó hasta el domingo pasado la cúpula de la policía nacional, en cabeza de su director se dieron reuniones del más alto nivel y un proceso de replanteamiento de la estrategia policial que llevó a un buen número de capturas, entre ellas la más sonada fue le de alias Carlos Pesebre.

La estrategia de seguridad da un viraje momentáneo producto del golpe mediático de la señalada captura de alto valor y de la presencia del General León Riaño, no obstante las preocupaciones de orden público no desaparecen y siguen presentes grandes interrogantes a la gestión local de la seguridad. Los más elementales y de vieja data son el reclamo por un número de policías más acorde a las condiciones del Área Metropolitana, aunque se anunciaron 1000 hombres más, eso es solo un refuerzo momentáneo que no contribuirá a disminuir la carencia de efectivos, cosa que no se compagina con el esfuerzo financiero que hace la ciudad en apoyo policial.

Queda también pendiente definir la situación de interinidad en la cartera del gabinete municipal en seguridad, a todas luces incomprensible que en el tema más sensible de ciudad el Alcalde siga optando por tener al mando a un encargado y no nombre en propiedad a un personaje de peso, quizá sea porque en su equipo no lo tiene  y no desea entregar ese bastión a un grupo político ajeno al propio.

Otro enorme pendiente en temas de seguridad es la coordinación con los organismos judiciales, no se entiende como un personaje como Carlos Pesebre sólo tuvo orden de captura 8 días antes de su aprehensión, cuando llevaba años delinquiendo y sometiendo a su dominio criminal  al menos a 4 comunas. Esto da cuenta de una clara falta de coordinación entre Fiscalía, Policía y Alcaldía en términos de investigación y judicialización, todo parece indicar que subsanar esos impases son el objetivo de la visita del Fiscal General de la Nación que despachará en la ciudad en el mes de abril.

Claramente el panorama de seguridad en Medellín y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá sigue siendo delicado. Los índices cedieron después de un preocupante ascenso en aristas tan sensibles como los homicidios y el hurto en todas sus modalidades. Se van los generales pero los problemas de seguridad más acuciantes de la ciudad permanecen, se marchan los soles del Estado pero continúa la oscuridad de la delincuencia organizada sometiendo comunidades enteras y sin que se planteen soluciones a problemas estructurales, es decir, en materia de seguridad la atención sigue siendo cosmética, mediática y a corto plazo. Por eso en la próxima subida de índices, sin falta, todo el gabinete presidencial, cúpula de policía y fiscalía, volverá a despachar desde Medellín, sin que nuevamente eso resuelva mayor cosa.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>