Publicado el: Lun, Mar 11th, 2013

REQUIEM POR CHÁVEZ


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Mario-SerratoPor Mario Serrato  

En su búsqueda por mejores horizontes para la humanidad o para sus pueblos los grandes transformadores han luchado contra una gama supremamente amplia de factores y de intereses. Galileo luchó y aparentemente se dejó vencer por una iglesia que le negaba a la razón su condición.Dos mil años atrás Sócrates sostuvo un fuerte debate contra la arbitrariedad y la injusticia y debió sucumbir al veneno del poder para que mucho después sus ideas, escritas por uno de sus alumnos, iluminaran el pensamiento del mundo occidental; Hipatia, una de las mujeres mas cultas y preparadas que la historia de la humanidad ha conocido, murió a pedradas en una calle de Alejandría, en un ataque de fanáticos religiosos que no le perdonaban que sus pensamientos e inquietudes escaparan de lo indicado en un solo libro al que consideraban sagrado.

Leonardo y Miguel Ángel dieron posibilidades a sus obras y creaciones gracias a que se sometieron a los dictámenes de los poderosos de sus épocas, cuyo consentimiento y bendición constituía, más que su talento, el único modo de dar reconocimiento a sus creaciones.

Amadeus Mozart, quizás el más grande músico de todos los tiempos, debía ir a comer en la cocina de los castillos de príncipes parásitos en los que brindaba un concierto, debido a que su arte era considerado un servicio doméstico similar al de sacar la basura o llevar el perro a pasear.

Bolívar debió enfrentarse y vencer no solo a uno de los mas brillantes militares de su época: el general Morillo, también debió luchar contra la naturaleza cuando después del terremoto de Caracas de 1811, la iglesia y sus áulicos calificaron su guerra de independencia de herética y su gesta libertaria fuera condenada por Dios.

Abraham Lincoln en su naciente y gran nación debió partir a la guerra civil para hacerle entender a sus compatriotas que cuando su constitución hablaba de libertad lo hacía para todos los hombres.

Hugo Chávez Frías enfrentó al mundo globalizado, y en él, a la más globalizada de las atrocidades: el neoliberalismo. Cuando los banqueros de Nueva York y de Hamburgo se satisfacían por haber extendido hasta las llanuras africanas, con sus poblaciones moribundas, el consenso de Washington, Hugo Chávez Frías creaba un órgano económico fundado en la solidaridad de los pueblos de América Latina.

Mientras Alemania engullía a Grecia con sus imposiciones económicas, Hugo Chávez Frías retiraba de las arcas de la banca norteamericana las reservas internacionales, es decir, la plata de los venezolanos que por una imposición de la economía mundial se guarda en el hemisferio de los ricos para ser prestada al hemisferio de los pobres, a intereses que solo pagan los pobres, siendo que el beneficio mayor lo obtiene el empresario y el banco del hemisferio de los ricos.

En el momento en que los Estados Unidos de América buscaban unas armas de destrucción masiva en Irak, Hugo Chávez Frías buscaba en la educación de las mujeres venezolanas el futuro de su país. Los gringos no encontraron las armas que siempre supieron nunca existieron, en cambio Venezuela si encontrará, con el pasar del tiempo, la formación de sus gentes y la dignidad de sus mujeres educadas.

En el instante en que la economía española sucumbía y disparaba a mas del 60% de su población al desempleo, Hugo Chávez Frías, con sus problemas y necesidades, mantenía a su país con una taza de desempleo de un solo dígito.

Mientras Colombia exportó en un poco menos de 8 años a más de 500 personas, en una orgía de extradiciones inocuas, Hugo Chávez Frías fortalecía su sistema judicial y dotaba a ese poder público de instrumentos para imponer la ley y alcanzar la soberanía jurídica a la que nosotros renunciamos sin que nadie nos consultara.

Mientras en Colombia un personaje ahistórico y pendenciero, conseguía su segundo mandato arrodillado en un baño de su palacio profanado, Hugo Chávez Frías admitía su derrota en un referéndum convocado por él mismo y al cual no le jaló su propio pueblo.

Fue acusado de arbitrario, arrogante, autoritario, mal hablado, ordinario, intolerante, enemigo de la libertad de expresión, derrochador y manirroto, es posible que de todas ellas haya tenido un poco, pero de lo que nunca podrá ser acusado es de haber permitido que su pueblo fuese sometido a las veleidades de un modelo económico que ha plagado de hambre y de miseria a los más pobres del mundo para dar mayor obesidad económica a los ricos del planeta.

Al morir Hugo Chávez Frías se fue uno de los adalides en la lucha por la justicia económica, sin embargo su semilla quedó sembrada en una América Latina, cuyos líderes cada día comprenden con mayor grado de conciencia que nuestros problemas no provienen de nuestras diferencias sino de nuestra aceptación o distanciamiento del consenso de Washington.

Paz en la tumba de Hugo Chávez Frías.

 

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. Excelente como siempre, felicitaciones. Espero que el mundo lo aprecie en su real dimensión.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>