Publicado el: Mie, Feb 27th, 2013

Renuncia anunciada en la gestión de seguridad de Medellín


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

andrés_preciado-copiaPor: Andrés Preciado (@andrespreciado3)

Medellín pasa por un momento difícil en su gobernabilidad, el alcalde pierde aceptación y la estrategia de seguridad da muestras de ser errada. En este contexto sale el Secretario de Seguridad de la ciudad, de su reemplazo depende recomponer el rumbo.

El alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, pasó de 72% a 54% de favorabilidad según una encuesta de Gallup, y en porcentaje de desaprobación pasó de 9% a 43% comparando febrero de 2012 y el mismo mes en 2013.

Evidentemente Gaviria tiene problemas de gobernabilidad, la alza en el predial y la percepción de inseguridad le propinaron un bajonazo importante en cuanto a aceptación y legitimidad a su gestión. En política este tipo de hechos ameritan golpes de timón, por eso no sorprende la salida del Secretario de Seguridad de Medellín, quien no duró más de un año en el cargo.

Eduardo Rojas tenía un perfil más técnico, inclinado por la administración y el liderazgo en asuntos tecnológicos y la gestión informática de la seguridad. Quizá era ideal para Suiza, pero no para Medellín y menos aun en las condiciones de la ciudad. Ese cargo exige un perfil de dirección muy diferente, me atrevería a decir que por la coyuntura, se necesita un “trabajador de calle” que ande por la ciudad, la conozca y la entienda. Una persona que esté en permanente contacto con medios de comunicación y ciudadanos, más que un buen administrador, se requiere un buen diplomático capaz de lograr la coordinación interinstitucional requerida con organismos de seguridad y justicia, pero al mismo tiempo despertar cercanía de comunidades y ciudadanos, especialmente en las zonas con más afectaciones a la seguridad.

Adicional a esto, el alcalde debe considerar poner en el cargo a un experto en asuntos de seguridad, teórica y operativamente hablando, un peso pesado en la materia que sepa hacer frente a los momentos de crisis y liderar la política de seguridad ciudadana y convivencia de la ciudad.

Medellín y sus zonas más inseguras requieren con prontitud que en el cargo de Secretario de Seguridad se tenga a una persona de alto perfil, capaz de sortear las dificultades del estado y las relaciones entre instituciones del orden nacional. De colocar a un técnico, Gaviria se equivocaría de nuevo, con una diferencia, ya no tiene margen de error, sin duda la seguridad se le convirtió en su talón de Aquiles.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>