Publicado el: Mie, Abr 12th, 2017

Privilegios y más Privilegios

Comparte
Tags
Tomada de Vanguardia liberal/

Tomada de Vanguardia liberal/

Por Mario Serrato Valdés/

“Que vaina con las élites colombianas, hasta en las manifestaciones de dolor de los más vulnerables, reclaman privilegios y más privilegios”.

El asesinato del padre del senador Álvaro Uribe convirtió a su familia en víctima del conflicto en Colombia. La familia del senador y él mismo, se encuentran en todo el derecho de indicarle al mundo su condición y de denunciar por todos los medios la injusticia que se cometió en su contra. En el caso del señor Uribe Sierra, la prensa ha sido particularmente generosa en su mención, y aguda en el señalamiento de los responsables. Insisto en que están en todo el  derecho de darle a conocer al mundo su dolor.

Lo insólito y censurable consiste en que el senador Uribe Vélez se muestra como la única víctima de las incomprensibles violencias colombianas. En los foros sobre el amargo tema de las víctimas quiere hablar de primero, o mejor: ser el único que habla.

El oscuro crimen de su padre ocupó las primeras páginas de la prensa escrita y los comentaristas profesionales hacen referencia al suceso con una frecuencia inexplicable. En la radio y la televisión no pasa un mes sin que lo mencionen y los seguidores del político antioqueño lo relacionan a cada momento.

En la reciente invitación que el Congreso hizo a las víctimas, a una reunión que por su naturaleza no podía someterse a los parámetros de las sesiones ordinarias del Congreso, Uribe exigió que se le diera una réplica para convertir en debate político una sesión establecida para la denuncia y alegó, que por haber sido mencionado su nombre, la agenda debía acomodarse a su derecho a la réplica y a la  exposición de su condición de víctima por lo que las denuncias y el dolor de los otros debía pasar a un segundo plano.

Los amigos de Uribe y Uribe mismo, controlan la gran hacienda  ganadera en Colombia. Uno de ellos, desde el grupo AVAL, maneja el sistema financiero a su antojo. Otros, desde el gremio que agrupa a los industriales, manipularon un “articulito” de la Constitución para hacerlo reelegir, y uno más, que fue su ministro del Interior, (hoy preso) dirigió el poderoso  gremio de los comerciantes.

En todo ha sido el primero. El que más controla. El que más poder tiene y el que más órdenes emite. Ahora exige que la agenda de las víctimas se acomode a sus intereses y que las prioridades de intervención se reordene en su beneficio.

Que vaina con las élites colombianas, hasta en las manifestaciones de dolor de los más vulnerables, reclaman privilegios y más privilegios.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>