PRIMERO DE MAYO CONGELADO

primero de mayo-2016-bogotaPor: Héctor Pineda S.//

La manifestación del primero de mayo, la verdad sea dicha, estuvo lánguida. Los manifestantes, desde tempranas horas, se dieron cita en las calles aledañas al Concejo de Bogotá por cuanto que la consigna y motivación principal de la caminata de protesta, a diferencia de otros años en la que a la recordación de la masacre de trabajadores, en Chicago en 1886, se le colgaban los reclamos laborales domésticos,  en esta oportunidad se enfatizó en un tema puramente distrital: el repudio a la venta de la ETB.


Los primeros en llegar fueron los “pelaos” de las banderas anarquistas. Eufóricos, con las pañoletas enrolladas como golillas  de agripados, entonando consignas  y estribillos contra el actual Alcalde Mayor. En la mitad de la calle, con un altoparlante acomodado en un parapeto rodante, servía para aumentar los decibeles de los dirigentes sindicales y Concejales que arengaron a los ciudadanos arremolinados en la calle, bajo el atento ojo de los antimotines de la Policía. Las camisetas hacían alusión al rechazo del anuncio antipopular. Por supuesto, entre uno y otro altisonante grito, hay que decirlo, también se escuchó rechazo a la inaceptable intención de urbanizar el bien ambiental como el de la reserva que lleva el nombre del científico que la documentó con sesudos estudios: Thomas van der Hammen.

El sol se ocultó detrás de las nubes cargadas de aguas. El clima, como la Bogotá de  antaño, se arropó en la brisa gélida que se dejaba resbalar desde los Cerros Orientales. Algunos, inquietos, pensaron que llovería. Llegando casi a la media mañana, la procesión de agnósticos empezó su ritual buscando la ruta definida para la protesta. Tomaría la Avenida 26, sobre el sendero dedicado en los feriados para el ejercicio saludable de bici usuarios y trotadores (invento del ex alcalde Augusto Ramírez Ocampo) para encaminarse hacia la emblemática Séptima, peatonalizada desde la pasada administración, en su trayecto hasta la Plaza de Bolívar.

La música, de versos tristes, llenó el ambiente que ahogó los estribillos de consignas contra el “neoliberalismo”. “La internacional”, la misma de “arriba los pobres del mundo”, se escuchó desde un parlante rojo que presidia varias banderas desteñidas con la hoz y el martillo, símbolo de casi olvidadas agrupaciones que crecieron al amparo de regímenes de “la cortina de hierro”,   dibujadas a mano alzada con la pintura con las que se rayan las paredes de consignas carentes de poesía e imaginación. Las canciones emitidas por el altoparlante rodante, inevitablemente, llevaban a tiempos de tropeles añejos. “Métale a la marcha…”, “Que vivan los estudiantes…”, “Comandante Che Guevara…”. “El primero de Mayo está congelado”, dijo el Concejal marchante. La desazón se reflejaba en el rostro. El rito de caminar y arengar consignas, en esta ocasión, estaba cargado de caras de viejos militantes de cabellos encenizados y  barrigas prominentes, con cámaras fotográficas costosas colgando de sus cuellos, como escapularios. Años atrás, recordé, una fotografía sólo le era permitida desde lejanas distancias, con teleobjetivos con los que los detectives  registraban los rostros para engordar los archivos de inteligencia. Los tiempos han cambiado. Hoy se sabe que la política, en esencia, es comunicación. La marcha, de pronto, me pareció un funeral de las nostalgias.

Finalmente, con tiempo para desayunar, la protesta culminó en una lánguida concentración, ante una tarima casi vacía recostada a las escalinatas del edificio del Congreso. Como es usual,  se produjo la consabida provocación del infiltrado armado exhibiendo su arma delante de las cámaras,  prestas para capturar el momento y hacer de él la noticia visible de la jornada. Escribiendo hoy, se me antoja que urge reinventar los significados y significantes de la movilización ciudadana. Las viejas consignas no convocan a la revolución en las calles.

tikopineda@gmail.com

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>