Publicado el: Sab, Ene 24th, 2015

POBRE PELAO


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

joven-tristePor: Mario serrato/ 

Dicen que es superdotado. Que a sus 24 años descifra con habilidad sobrehumana las más complejas disquisiciones de Hegel y Aristóteles. En la universidad norteamericana a la que llegó por su condición de clase y la ambición desmedida de su padre, dicen, (yo no las he visto) que sus notas son altísimas e insuperables y que sus complejas y profundas reflexiones asombrarían al mismísimo Albert  Einstein.

Dicen que su inteligencia desmedida y su connatural capacidad histriónica le han permitido la más compleja ecuación actoral vista por la  humanidad en más de cuatro mil años de teatro: imitar al mesías de su padre sin que el energúmeno patriarca amargado se ofenda.

Marlon Brando, Leonardo DiCaprio, Meryl Streep y Natalie Portman, parecen aprendices de teatro cuando este chico maravilloso consigue que el caballista de tinto galopante ría con sus imitaciones insuperables.

Dicen que sus ideas, en caso de ser aplicadas correctamente y sin modificaciones,  acercarían a la humanidad a la antesala de la gloria.

También dicen que representa el futuro de Colombia y que debe ser considerado un ejemplo de la juventud de todo el planeta.

La verdad, simple y lironda, es que el chico maravilla no es más que el pagador de una enrarecida y oscura factura de un servicio prestado por un delincuente confeso en el marco de una actividad tipificada en el código penal.

Su padre, aliado de las formas más obtusas del neoliberalismo, no le importó presentarlo y convertirlo en miembro del club de delincuentes lumpenizados al que llegó por afinidad ideológica y para gozar del poder.

En el propósito de complacer al deformado mesías que los ilumina, a su papá no le importó que prestara su nombre para pagar honorarios a un delincuente por un torcido.  

Su padre alguna vez fue designado  responsable de las  cuentas y de la plata de la nación y luego fue considerado el manejador de cuentas más capaz del hemisferio. (Quienes le dieron ese título comparten con él tardes de placer y solaz en los clubes exclusivos de las ciudades latinoamericanas).  

A pesar de eso, es decir, conociendo lo grave que es firmar el pago de una cuenta por concepto de actividades delictivas, se lo permitió a su hijo y lo empujó a hacerlo.

El padre era conocedor de que a su club se encuentran afiliados oscuros y cínicos encubridores de masacres. Parientes impunes del más grande narcotraficante y terrorista que ha producido el planeta. Mujeres con ojos de vaca y marido ganadero, deformadas hasta el delirio por los placeres del poder. Jóvenes arrogantes condenados a prisión por disponer del patrimonio público para alcanzar sus metas políticas. Inescrupulosas mujeres capaces de usar la autoridad que les fue otorgada por la institucionalidad, para espiar con fines políticos a connotados juristas y periodistas cumplidores de su deber.

Nada de lo anterior le importó. Su brillante hijo debía aparecer y figurar en el escenario de poder que la coyuntura histórica les ofrecía. Lo imaginó Presidente, lo preparó para el cargo, lo presentó en la escena política como la esperanza de todos.

En opinión de su padre, en la mente de este chico maravilla se estaban plasmando de modo indeleble los sentimientos, las ideas y los programas de gobierno del mesías innombrable: el odio visceral, la guerra como única forma de dar solución a los problemas del país, el rencor, la entrega de los recursos y la riqueza del país a trasnacionales indolentes y la extraña manía de dividir a la humanidad en dos: los que lo siguen y aceptan por un lado y los delincuentes terroristas por el otro.

Aun no le conozco declaraciones en las que califique al fiscal general de perseguidor de la oposición. Tampoco lo ha llamado manipulador de la ley con intereses políticos. O de peligroso terrorista investido de facultades para investigar.

De alguna manera debía mostrar el brillo que dicen lo caracteriza.

A sus 24 años gracias a la ambición de un padre que jura y come mocos al considerar que cualquier cosa que se haga por su mesías es válida y legítima, este joven prominente debe enfrentarse a una seria y compleja investigación penal por su aparente participación en hechos que presentan por telón de fondo el odio a la paz negociada.

Es una lástima que un joven de quien se dice es brillante y capaz, use sus capacidades para el subterfugio y la ilegitimidad. Todo por un mesías que se rehúsa a admitir que existe otro modo de dar solución a nuestros problemas y que se niega a aceptar que quienes se le oponen y contradicen no son peligrosos terroristas o perversos comunistas deseosos de quitarle alguna de sus 12 o 15 fincas. 

Es una lástima que alguien tan extraordinario y joven haya acogido el todo vale como estilo de vida y estandarte de batalla.

Antes que pensar en el futuro brillante del muchacho, y su mentada capacidad de análisis en filosofía y en política, y considerando la mezquina razón que lo empujó a hacer lo que hizo, en caso de que efectivamente lo haya hecho, más el combito de bellezas al que fue afiliado por su papá, no puede decirse cosa diferente a esto: POBRE PELAO.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>