Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Vie, Oct 26th, 2012

Petro: “Perilla de boxeo”

Comparte
Tags

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Por: Héctor Pineda S. *

Desde el mismo día del triunfo electoral, sin nada de “luna de miel” ni treguas, empezó una escalada de críticas contra Gustavo Petro. Al principio, se recuerda, los perdedores de la contienda electoral arreciaron sus voces inconformes, con el volumen mediático, indilgando la responsabilidad a Petro  de los desafueros producto de la permisividad o complicidad de pasadas administraciones. Otros, más osados, principiaron a insistir en que Petro, si quería gobernar, debía ejecutar el programa de gobierno de los perdedores sacrificando su propio programa, sin tener en cuenta que por Constitución y ley el alcalde debe cumplir con el programa que radicó al inscribirse.

Superada esa etapa, los perdedores se sometieron a la respectiva terapia de “cremas” y aceites para las quemaduras y escaldaduras electorales (“hicieron el duelo”), se vino, nuevamente con volumen mediático, la andanada contra el alcalde porque había decidido conformar el equipo de gobierno sin ceder a las presiones de “castas” políticas, acostumbradas, por varios años, a capturar los espacios esenciales del Distrito para mantener inamovibles los manejos de buena parte de la tajada del presupuesto de Bogotá. La “leñera”, sin decirlo, tenía la pretensión de someter al recién posesionado alcalde a los intereses de grupos económicos y políticos decididos a no perder los privilegios amasados por años.

Pero, sin claudicar en lo fundamental, explicando hasta el cansancio, aunque no valiera explicación alguna, el Concejo de Bogotá, la máxima autoridad administrativa de elección popular, determinó aprobar el Plan de Desarrollo, con la oposición (siempre bienvenida) de uno que otro concejal. Tres ejes (inclusión, ordenamiento del territorio alrededor del agua y defensa de lo público) constituyen la hoja de ruta para introducir modificaciones al modelo de ciudad que se venía gestando. Superar las profundas desigualdades, detener el deterioro de los recursos ambientales, la depredación del crecimiento de la ciudad devorando el territorio de la vecindad y, sin cobardías, frenar el carrusel corrupto de la manguala de los  privados con funcionarios “torcidos” (el llamado “carrusel”) que, parece, es lo que produce la indignación de varios “cacaos” cómplices o “idiotas útiles”  de los interese de las mafias aferradas al festín de la corruptela.

Ahora, en la proximidad de cumplirse el primer años de gobierno, cuando se ejecuta  la fase de armonización que, entre otras también empieza a saldar cuentas con muchas improcedencias pasadas, cuando se inicia la aplicación de las medidas, repito, escritas en el plan de gobierno  y aprobadas en el Plan de Desarrollo Distrital, con respecto a extender la mano a los más necesitados (víctimas y primera infancia), de propender por mejores condiciones de convivencia con decisiones como el desarme y la prohibición de espectáculos de sangre y violencia animal, cuando se detiene el irreparable daño contra el hito urbano de la Séptima y se recupera para el transeúnte con la peatonalización, cuando se entrega  al ciudadano el disfrute del derecho al agua, cuando se recupera (anunciado para el 18 de diciembre) para lo público el rentable negocio (para los recicladores pobres)    de la recolección de basuras, en fin, cuando se avanza en tarifas rebajadas para el usos de los articulados (extrañamente partidos) del transporte masivo, y se reconoce “la traga maluca” con los territorios vecinos, cuando empieza un florecer de lo público al servicio del interés general, arrecia la garrotera contra el alcalde.

A Petro lo tienen de “perilla de boxeo”, dicen gráficamente. Si alguien  quiere “tapar” su propia mediocridad, se le da por anunciar  catástrofes por venir. Otros, conocedores de la “manzanilla”, invocan asuntos del pasado para desatar miedos futuros. Pero, contra viento y marea, se cumplen los compromisos de humanidad para Bogotá, armónicos con el Estado Social y la “Carta Ecológica” de 1991. Arranca el segundo round.

*Constituyente de 1991

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>