Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Lun, Jul 8th, 2013

Paz y Regiones autónomas


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Tico PinedaPor: Héctor Pineda S

“Un par de rodilleras para arrodillarse a la soberbia de los Ministros y una totuma para pedir limosnas”,  les vaticinó el Secretario de Gobierno de Bogotá a los mandatarios locales si no luchan por la autonomía regional.” 

“Hablar de regionalización tiene sentido si sirve para avanzar en las regiones como entidades territoriales, con autonomía, su propio órgano legislativo y sus propios recursos”, dijo, en tono vehemente, el Secretario de Gobierno de Bogotá, Guillermo Alfonso Jaramillo, en una mesa convocada por los Secretarios de Planeación de los departamentos de Cundinamarca, Meta, Boyacá y del Distrito Capital (Gerardo Ardila) en la cual sellaron el compromiso de avanzar en la articulación y constitución de la Región Administrativa y de Planificación Especial (RAPE), incluyendo al Departamento del Tolima.

La afirmación con la cual inicio este escrito, después del cumpleaños número veintidós de la Constitución Política de 1991, me recordó que además de la peluqueada que ha sufrido la esencia democratizadora de la Carta Política en distintas materias, incluido el articulito de la reelección presidencial, lo que más se ha recortado en el texto constitucional es la letra del proceso de descentralización y autonomía que introdujo la Asamblea Nacional Constituyente al ordenamiento territorial y administrativo del país.

Estado social de derecho con autonomía de sus entidades territoriales, reza el catecismo constitucional, como fórmula intermedia que zanjó la controversia latente en el alma nacional entre los federalistas radicales, quedan muy pocas voces en Colombia, y los centralistas recalcitrantes que, incluso, se atrevieron a proponer en el debate Constituyente que se refrendara la moribunda Constitución de Núñez y Caro de 1886.

Así pues, inspirados en el modelo autonomista Español, con espíritu consensual, se decidió reconocer la variopinta diversidad cultural y territorial del país y se mandó agruparlas en un modelo de unidad nacional diversa, expresada territorialmente en multiniveles (entregando al municipio la dimensión de célula fundamental), reconociendo el derecho territorial de las comunidades indígenas y afros y, más allá del concepto de descentralización,  le devolvió a los territorios el derecho a gobernarse así mismo, con autoridades propias, verdadero alcance del constitucional principio de la autonomía.

Sin embargo,  en estos asuntos de la manera como debe estar ordenado el poder en el territorio, antes que avanzar, como lo hemos presenciado en múltiples enmiendas a la Constitución, se ha retrocedido casi que al borde de la letra de la derogada Constitución de 1886. Poco a poco, con un Congreso sometido a los intereses del Poder central, al territorio provincial se les ha sometido a un sistemático despojo financiero y político. Cada día con más evidencia, se eligen mandatarios locales que les toca ir mendigando de Ministerio en Ministerio las migajas que deja la voracidad insaciable del centralismo. “Un par de rodilleras para arrodillarse a la soberbia de los Ministros y una totuma para pedir limosnas”,  les vaticinó el Secretario de Gobierno de Bogotá a los mandatarios locales si no luchan por la autonomía regional.

En fin, como lo afirmé, poco se ha avanzado. Leyes Orgánicas recortadas, mandatos simbólicos desconocidos (Voto Caribe) y aspiraciones aplazadas de acercar el poder al ciudadano. Pero como lo digo en otros escritos, las negociaciones de paz abren  oportunidades al orden del Estado en el mandato Regional Autónomo. Cámaras Regionales, sin necesidad de Constituyente, es la autoridad legislativa que se desprende de la Región Entidad Territorial de la Carta de 1991; territorios campesinos elevados a la categoría de Entidad Territorial Transitoria en el postconflicto, entre otros, son asuntos que vale la pena reflexionar en el propósito que anima a la paz.

En el entretanto, como lo anuncia la Región Centro, es menester afianzar lazos de cooperación con fórmulas como la de la RAPE. Ojalá el ejemplo sea imitado, empujado con la fuerza joven de las hijas e hijos de la Constitución de 1991.

@ticopineda

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>