Publicado el: Lun, Nov 11th, 2013

Nuestro sistema de Salud vive del Enfermo, como las Bacterias


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Foto Octava papeleta

Foto Octava papeleta

Por Mario Serrato/

“En sus maniobras de mercaderes, las EPS inventan patologías, falsifican documentos, adulteran diagnósticos, enredan cuentas, desvían los recursos y limitan el trabajo del profesional de la salud, con el fin de abaratar los costos del servicio en detrimento de su calidad.” 

El sistema de salud que tenemos en Colombia no solo hizo agua, también puso en evidencia la existencia de un modelo que hace énfasis en las utilidades antes que en el bienestar de la población y el buen vivir que debe acompañar a cualquier actividad que se desarrolle cuando se trata de atender la salud pública.
Las EPS que viven del sistema de salud presentan más apariciones en las páginas judiciales de los diarios del país, que en los documentos científicos que los profesionales de la salud están en condiciones de llenar por su trabajo, investigaciones, capacidad y entrega.
El sistema carece de interés en la prevención debido a que vive del enfermo: como las bacterias, los virus y las garrapatas. En sus maniobras de mercaderes, las EPS inventan patologías, falsifican documentos, adulteran diagnósticos, enredan cuentas, desvían los recursos y limitan el trabajo del profesional de la salud, con el fin de abaratar los costos del servicio en detrimento de su calidad.
Las EPS aparecen en todas las campañas políticas entregando cuantiosos aportes a cada candidato sin que importe la ideología, la situación judicial, la honestidad o el conocimiento  que el beneficiario tenga del tema.
Para los mercaderes de la salud da lo mismo un comunista, un conservador, un liberal o un cristiano, un fascista o un libertario, lo importante es que apoyen su permanencia en el mercado y no se opongan a su régimen de privilegios y a sus maniobras con el patrimonio público de la salud.
Con el dinero que se ha perdido en manos de las EPS encargadas de intermediar la salud en Colombia, se hubiera podido vacunar gratis  a todas la mujeres de Colombia contra el virus del papiloma humano y erradicar para siempre de nuestra geografía la tuberculosis. La plata que se han cargado en sus bolsillos estos nuevos traficantes de la muerte, hubiera sido suficiente para que nuestros investigadores en medicina, por mucho, los mejores del mundo, lograran vacunas efectivas contra la malaria y quizás, en un acto de fe muy grande, una vacuna contra la corrupción. Que iluso soy.
El gremio de médicos, uno de los más discretos y serios de Colombia, por primera vez se agrupa para denunciar la situación y decir basta ya.  A este gremio nunca se le ve chantajeando al gobierno, maltratando campesinos o pidiendo plata para autofinanciarse, como hacen los gremios cafeteros, ganaderos y banqueros.
El gremio de los médicos que ha tenido en su interior personas eminentes y colombianos ejemplares  (por supuesto no me refiero a Roy), se ha pronunciado en contra del proyecto de ley de reforma a la salud de origen gubernamental. Aseguran que no soluciona el problema y por el contrario lo agrava.  En ese proyecto los que se han quedado con la plata mantienen su capacidad de daño. Conservan, un poco más velada, la capacidad de maniobra sobre los recursos y continúan controlando, con interpuesta institución, el destino de los dineros de la salud.
La seguridad que los médicos colombianos y el personal de la salud tienen en relación con la inconveniencia del proyecto de reforma propuesto por el gobierno es tan evidente, que entiendo que un sujeto de apellido Benedetti, al parecer miembro del congreso, los acusó de mafiosos y de conformar un cartel.  Tales acusaciones indican, con las evidencias adicionales, que los médicos tienen razón.
Me atrevo a asegurar que el modelo se mantendrá debido a que su continuidad da garantía de financiamiento a las campañas políticas de reciente inicio.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>