Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Mar, Nov 3rd, 2015

“NO QUEDARÁ PIEDRA SOBRE PIEDRA”


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Tico PinedaPor: Héctor Pineda S. 

“Finalmente, sin misericordia, llegó la destitución. Se rumora que la Procuraduría, como escarmiento, por estos días, destituirá  a Petro. El Metro, para borrar toda huella petrista, anuncian cambio de trazado y será elevado. De otros legados de la Humana, como la maldición bíblica, “no quedará piedra sobre piedra”, sucumbirá pavimentado. ¿Lo permitirá Bogotá? Averígüelo Vargas”.

Hace cuatro años, por estos calendarios, cuando Peñalosa, el electo alcalde de Bogotá era aún verde uribista, andaba con la enormidad de todo su cuerpo cargado de bronca contra en ese entonces recién elegido alcalde Petro, intentando convencer,  a cuanto grupo político o implicado en el carrusel se le cruzaba por el camino,  sobre la inviabilidad de aceptar tener un alcalde con el sólo treinta y mas por ciento de la votación. “Hay que revocarlo”, proponía aquí y más allá, mientras columnistas conspicuos y periodistas empezaban a organizar la más grande gavilla sobre la cual se tenga conocimiento en la historia de la ciudad para orquestar el calculado bochinche contra Petro. Hasta el chisme perverso, don Darío debe acordarse, sobre el accidente del vehículo blindado del alcalde supuestamente conducido por su esposa embriagada.  Otros, que ahora guardan silencio, hablaban de “la doble vuelta para la elección del alcalde de Bogotá”.

Así pues, sin un minuto de respiro para empezar a recibir todo tipo de garrotera, sin los cien días de “luna de miel”, se posesionó Gustavo Petro y, apenas anunciadas las primeras medidas de su gobierno, “todos a una”, le desgajaron el aguacero de críticas. Los estamentos militares, palabras más palabras menos, apoyaron la medida del desarme. ¿La continuará el alcalde Peñalosa? ¿La echara atrás para darle contentillo en agradecimiento a la gradería intolerante contra Petro? ¿Seguirá con el desarme que, como se sabe, fue una medida de Mockus de la llamada “cultura ciudadana”? Hasta ahora, el asunto del desarme que sirvió para bajar históricos indicadores en los homicidios en la Bogotá Humana,  poco se dice.

El gobierno, recordarán arranco sometido a la crítica, mucha de ella malsana. Los gestos, la mirada, los yines desteñidos, las reuniones hasta altas horas de la noche, los nombramientos de su equipo de gobierno, sin piedad, fueron sometidos sin contemplaciones al más riguroso escrutinio y, aún existen rumores no confirmados, hubo conspiraciones para meterle embuchados en ciertos nombramientos. Paralelo, empezaron las comparaciones para decir que antiguos compañeros del alcalde se mostraban “más sensatos”, “más racionales”, ante los anuncios de las decisiones. Algunos viejos amigos, con estridentes pronunciamientos, se sumaron al coro de críticos. “Los déspotas, aunque sean de izquierda son déspotas”, afirmó en una pastoral uno de los reclamantes. Los caricaturistas iniciaron el festín de trazos mordaces y, Bacatá, la perrita rescatada del maltrato callejero, símbolo de la nueva administración, fue objeto de burlas. El caricaturista que días antes había acompañado a Petro a inscribir la candidatura, en tono agrio, hacia reclamos destemplados (ahora se los hace al electo Concejal Hollman Morris).

Días después, la trinchera mediática  contra el alcalde, comandadas por el Vicepresidente, fue organizándose en la instituciones del control distrital y nacional. Con calculo milimétrico, los contrincantes y malquerientes de Petro  fueron coparon las posiciones para atravesar palos en la rueda del Plan de Desarrollo “Bogotá Humana Ya”. La Contraloría, la Personería, la Veeduría, la Procuraduría y cuanta superintendencia que tuviera que ver con los asuntos de Bogotá llegaron los francotiradores a “disparar” contra el alcalde y su equipo. Algunos no aguantaron. Otros enfermaron, incluido el alcalde. Aún después de muerto, como el caso de Guillermo Asprilla, fueron llamados a responder por los implacables acosadores. Aún siguen. Se presagia que rodaran cabezas.

Finalmente, sin misericordia, llegó la destitución. Se rumora que la Procuraduría, como escarmiento, por estos días, destituirá  a Petro. El Metro, para borrar toda huella petrista, anuncian cambio de trazado y será elevado. De otros legados de la Humana, como la maldición bíblica, “no quedará piedra sobre piedra”, sucumbirá pavimentado. ¿Lo permitirá Bogotá? Averígüelo Vargas.

tikopineda@gmail.com

 

Displaying 2 Comments
Have Your Say
  1. Danilsa dice:

    Bogotá, no está preparada para este tipo de gobierno. Todavía existe el resago de la época colonial. Este fue un Alcalde de avanzada, con una visión más humana. Lo felicito, a pesar de tanta oposición, ha sido una de las gestiones mas transparente y menos corruptas de toda la vida política de la ciudad. Gracias.

  2. n o importa lo que lo sigan jodiendo, a cristo le paso lo mismo y ahora hablamos muy bien de el . la historia le dara la razon,

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>