Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Mar, Sep 18th, 2012

Niños, niñas y adolescentes sin calles

Comparte
Tags

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Por Deidamia García

Diferentes reacciones ha causado en la opinión pública, la medida  asumida por la administración distrital, de restringir  la circulación de niños, niñas y adolescentes, personas menores de 18 años durante el fin de semana de celebración en Colombia del día del amor y la amistad, las mismas cuestionan incluso, el carácter ideológico de la medida en un gobierno de izquierda. El propio  Alcalde Petro, llamó en su cuenta de twitter a escuchar y a partir de la controversia, debatir, entorno a las políticas de seguridad, juventud  y el ejercicio de la libertad, esa amplitud, es importante.  

Al pensar sobre los temas propuestos por el Alcalde para la reflexión, viene a mi mente, lo que parece una conversación cantada entre Mercedes Sosa y Calle 13 en la canción, Hay un niño en la calle. “a esta hora exactamente, hay un niño en la calle… es honra de los hombres proteger lo que crece, cuidar que no haya infancia dispersa por las calles, (…) de otro modo es inútil, de otro modo es absurdo, ensayar en la tierra la alegría y el canto, porque de nada vale si hay un niño en la calle”.  De otra parte, Calle 13, “todo lo toxico de mi país a mi me entra por la nariz”.

La evocación de la canción, me lleva a pensar  con autocrítica, en la realidad de la juventud en Bogotá y en los desaciertos de las políticas públicas de adolescencia y juventud, en particular, me oriento a llamar la atención sobre tres temas;  la medida de  restricción de circulación de menores de edad, el suicidio de jóvenes y la alerta en Bogotá frente al Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente. Medidas que requieren de acciones de choque, evitar niños en la calle y también medidas de fondo que impidan que todo lo toxico entre por su nariz…

El toque de queda para menores de edad.

Con seguridad las cifras de homicidios – que ya registran  los mejores resultados de reducción de los últimos años – durante el fin de semana o las relativas a infracciones que comprometen a menores de edad, serán bastante menores de las acostumbradas, mostrando las bondades de la medida. La restricción o el toque de queda a menores de edad, no es una medida nueva, por el contrario se ha aplicado varias veces en la ciudad durante las anteriores administraciones, algunas veces partiendo de un criterio de territorialización o georeferenciación sobre las localidades de  mayor presencia de jóvenes  y  con mayores hechos delictivos que los comprometen  bien como víctimas o como victimarios, una situación cada vez más frecuente, las razones dadas entonces fueron las mismas de hoy: el efecto sobre los índices de inseguridad, la protección de la vida y  la reducción de la participación de jóvenes en actos delictivos.

Siendo como lo es, una medida de policía, no una medida de protección a la infancia, la adolescencia y la juventud, sin lugar a dudas, en lo puntual dará resultados, lo cual es desde todo punto de vista saludable, pero los aprendizajes indican que no se debe abandonar la obligación de pensar e implementar medidas de más largo plazo, que entre otras cosas consideren, la atención integral  de los adolescentes menores de 18 años y de los y las  jóvenes, las cuales van más allá de la sumatoria de acciones institucionales.

En mi opinión, al contrario de lo que se afirma, se pone en duda el éxito de  las  políticas de seguridad ciudadana, no de seguridad en su sentido amplio y hace evidente, la desconexión entre políticas como la de seguridad ciudadana y la de infancia o la de juventud. Es una medida que controvierte el concepto de seguridad humana, en donde, el principal determinante de la baja criminalidad no debería ser la restricción a la circulación de los niños, las niñas, adolescentes  sino la consolidación de su ciudadanía activa en la ciudad.

Las propias recomendaciones de los informes de desarrollo humano, que sirven de orientación al gobierno, indican  la necesidad de intervenir  en los espacios sociales.  La restricción es una “intervención” que aborda, el cuidado de los niños, las niñas y los adolescentes desde una concepción de irregularidad de los mismos  y no en su calidad de sujetos de derechos con quienes el Alcalde tiene un lugar de consulta representado en el Consejo Distrital de niños y niñas y  al que hubiese podido acudir.  Alcalde, más allá de la medida y sus efectos, consulte a los niños, las niñas y los adolescentes sobre las decisiones que les afectan.

El suicidio.

Estudios  recientes sobre las dinámicas de los jóvenes indican, la relación entre, el suicidio y la escases de oportunidades, la agresión física por parte de los miembros del hogar,  el abandono del sistema educativo, la discriminación por razones de género, orientación sexual,  pertenencia a comunidades afro o indígenas, tribus urbanas como los emos u  otras.

El aumento   acerca de la consideración del suicidio  como una medida a tomar por parte de los jóvenes, no su efectiva realización, pone de presente, la necesidad de atender el tema como una situación de salud y educación pública, proponiendo acciones que ataquen sus causas. Es preciso una política distrital,  intencionada, dirigida a contrarrestar el matoneo  que justamente se da en los lugares de socialización y algunas veces de encierro, la casa o la escuela. La ciudad debe, profundizar  en el aprendizaje por parte de la juventud, acerca del manejo de  los conflictos individuales y sociales de forma no violenta y frente a los adultos, en la construcción de una cultura amplia de respeto a la diversidad juvenil en todos los espectros.

 

El sistema responsabilidad penal adolescente.

Al cerrar el año 2011, el Ministerio del Interior acompañado de varias entidades que se movilizan en torno a los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes, incluidas entidades públicas, adelantaron la evaluación del Sistema de Responsabilidad Penal  Adolecente.  Las recomendaciones son importantes porque las dificultades  que las originaron, son  vigentes y se constituyen en una bomba de tiempo; la  inexistencia de una oferta adecuada de  políticas y servicios  para la atención y ubicación de los adolescentes sancionados con medida no privativa de la libertad  o aquellos que accedieron a los beneficios de la justicia restaurativa.

Los factores de riesgo relacionados con la delincuencia juvenil como son la violencia intrafamiliar, el  maltrato, el desplazamiento forzado, el consumo de sustancias psicoactivas, la explotación sexual y comercial, entre otros siguen siendo determinantes, en el aumento de jóvenes involucrados en delitos y no han sido abordados de manera organizada y decidida, más allá de la noción de los derechos de los y las jóvenes, por la política de juventud, lo que representa una obligación pero sobre todo una oportunidad de actuación transformadora por parte de la administración.

En la era de la lucha contra la segregación, es preciso orientarse, por la expresión de los y las jóvenes y los nuevos paradigmas sociales y culturales que se plantean, transformar  los estereotipos, la marginalidad, las pocas oportunidades, la violencia  y   evitar a toda costa, medidas que acentúen, la exclusión de la juventud de los procesos sociales y políticos, la comprensión intergeneracional y la vida de la ciudad.

* Licenciada en Psicología y Pedagogía. Especialista en Gerencia Educativa, Especialista en Gobierno y Políticas públicas, Gerencia  y Gobernabilidad Política. Ha ejercido diversos cargos y responsabilidades  públicas relacionadas con la gobernabilidad local, la implementación de políticas  sociales de reconocimiento y redistribución, proyectos y estrategias de participación, movilización social y reconocimiento de la diversidad.   @Deidamiapiensa

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. John Alexander Rivera Turga la falta de oportunidades y educacion conllevan a estos conflictos,pero no podemos negar que muchos de los jovenes tienen la oportunidad de salir adelante pero no lo aprovechan debido a que al estar en la calle cometiendo fechorias se vuelven para el un vertigo interesante para su vivir diario.Por eso si estoy de acuerdo con el toque de queda para menores de edad;ya que la mayoria de riñas son producidas por adolecentes irresponsables e irrespetuosos

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>