Publicado el: Jue, May 23rd, 2013

MEDELLÍN: FÚTBOL, SEGURIDAD Y BARRAS BRAVAS


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

andrés-preciadoPor: Andrés Preciado

En Medellín la afición por los dos equipos locales es amplia, sin importar cuál de las dos sea más grande, lo que implica que la ciudad sea de cultura futbolera, con todo lo que eso implica: Partidos todos los fines de semana, buenas asistencias promedio al Estadio, economía que se mueve entorno y por el espectáculo deportivo, pero también fanatismo, intolerancia y violencia entre miembros de las barras más famosas de los equipos antioqueños – Resistencia Norte y Los Del Sur – sea por choques entre ellos, con otras barras de equipos visitantes, e incluso, por problemas y enemistadas internos que provocan riñas intestinas en esos movimientos acéfalos de amor a una camiseta.

Como ciudad el fútbol representa un frenesí que no hemos aprendido a controlar, los disturbios no son de cada fecha pero si son habituales dependiendo de los desempeños deportivos de los equipos, la tranquilidad de los barrios aledaños al Estadio se perdió completamente y eso incluso a desbordado en detrimento patrimonial en las viviendas cercanas, incluso en torno a las medidas policivas y administrativas de las autoridades la eficiencia de las mismas es cuando menos cuestionable.

En todas las temporadas ambos equipos y sus barras ven como por disturbios son suspendidos el ingreso de aficionados a algunos partidos, o se restringe la fiesta barrista en el sentido de limitar el uso de instrumentos musicales, camisetas y banderas.

Las autoridades han colaborado en este desorden y mala gestión del fútbol y los retos de seguridad que implica. Las sanciones se anuncian para luego ser desmontadas vía apelación y se nota que los Comités de Convivencia son escenarios en donde se mide el aceite a la autoridad pública que queda en medio de los descontentos barristas y el golpe económico que tiene en los equipos el establecer medidas ejemplarizantes como los partidos a puerta cerrada.

No obstante los equipos también colaboran a que la situación no mejore al desvincularse totalmente de las sanas propuestas de carnetizar sus aficionados. Además del registro obvio de abonados los equipos deben garantizar que las barras más famosas, con las que tienen estrecha relación y contacto, brinden el listado completo de integrantes o miembros y este pueda ser cotejado partido a partido con quienes ingresan a la fiesta dominguera, que evidentemente tienen que portar y registrar su documento de identidad en el ingreso al Estadio.

Puede que este tipo de medidas sean impopulares y vuelvan más lento y dispendioso el ingreso a fútbol, pero claramente es la única posibilidad de marginar a los pocos desadaptados que empeñan la fiesta del pueblo aficionado, así se logrará establecer medidas individualizadas y personalizadas de acceso o no ingreso al Estadio y dejará de negociarse en reuniones garantistas medidas que competen a toda la ciudad.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>