Publicado el: Mar, Oct 9th, 2012

Más allá de las protestas de venteros en Medellín.


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Por: Andrés Preciado.

La semana que recién terminó en Medellín estuvo marcada por la paralización del centro de la ciudad a causa de protestas que terminaron en desmanes de orden público y enfrentamientos entre fuerza pública y civiles protestantes.

En la difusión mediática se hizo hincapié en la protesta desmesurada por parte de venteros informales y estacionarios en espacio público que se oponían al plan de recuperación del centro de la ciudad propuesto por la Administración Municipal, desde la parte institucional se evidenció una respuesta tardía de la Policía ante las protestas, argumentada en la decisión deliberada de no intervención para evitar enfrentamientos violentos y un posible ataque armado contra uniformados, además de un tardío pronunciamiento del Alcalde que gran parte de los ciudadanos leyó como falta de liderazgo y problemas de gobernabilidad.

Luego de horas de colapso, Aníbal Gaviria, Alcalde de Medellín, apoyado por el comandante metropolitano de policía, señaló que las protestas violentas se originaron en grupos de venteros informales infiltrados por miembros de grupos delincuenciales que se oponen al plan de recuperación del espacio público en el centro por tocar sus estructuras de financiamiento ilegal, principalmente las plazas de vicio.

En el fondo el entendimiento de los problemas del centro de Medellín es más complejo que la mirada institucional. El centro recoge la mayor cantidad de movilidad en densidad de transeúntes diarios, además allí tiene epicentro el mayor porcentaje de comercio legal de la ciudad, debajo de estos fenómenos comerciales y de movilidad se esconde todo un mundo oscuro de economía criminal. Aunado a los negocios legales se dan cita todo tipo de actividades informales e ilegales que configuran todo un entramado de economía criminal, este conjunto de actividades se denominan de “economía criminal” en tanto constituyen un conjunto de transacciones comerciales que se aprovechan de la debilidad estatal para insertarse en esferas legales, informales o ilegales protegidas y dirigidas de manera violenta por particulares pertenecientes a grupos delincuenciales.

Así negocios como los del famoso Hueco que se surten en buena medida de mercancía de contrabando, los pagadiarios y sus sistema de usura, las ventas en espacio público (minutos a celular, frutas, DVD, CD, entre otras) son cooptadas por mafias que administran todas las actividades económicas bajo supuestos servicios de protección privada.

Es en esos intercambios donde esta el meollo de los problemas del centro, allí radica el motivo de oposición a la recuperación de espacio público por parte de la Administración Municipal. Además de recuperar el escenario de socialización y movilidad, el Alcalde y la Policía Metropolitana deben concentrar sus esfuerzos en romper el círculo de financiación de economía criminal que permiten los intercambios económicos ya señalados y las rentas ilegales que de allí se generan.

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>