Publicado el: Sab, Dic 28th, 2013

MARIA ISABEL RUEDA Y LA BASURA


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

basura_aviso-2Por Mario Serrato 

“A la señora Rueda solo le pido una cosa: En cualquier otra ocasión en que decida pelear con Petro o cualquier otro, procure no regalar el patrimonio público para ganar”. 

En su columna del 27 de octubre de 2012 en el diario El Tiempo la señora Rueda escribió: “Se expropiarán los camiones de basura de los contratistas privados, porque dizque son de la ciudad. No porque lo diga la ley, sino porque lo dice Petro”.

Estas letras aseguran que los camiones de recolección  con los que se recoge la basura en Bogotá son de propiedad del contratista. De su lectura se concluye que la ley no dice lo contrario. Y lo peor, la señora Rueda califica la reversión de los camiones como una dictatorial medida de expropiación.

Si bien la señora Rueda se encuentra en todo su derecho de censurar el gobierno de Gustavo Petro, es demostrable que apela a deliberadas inexactitudes para hacerlo.

Según dice la periodista los camiones recolectores son de los contratistas privados, inexactitud que hubiese superado con el arte simple de consultar a un abogado que le ayudara a leer la ley 80 de 1993, norma que la pereza no le dejó leer y en caso de haberlo hecho, nos encontramos frente a un preocupante caso de  dificultad en comprensión de lectura. Demostrémoslo: En su artículo 19 dicha norma establece:.- “De la Reversión. En los contratos de explotación o concesión de bienes estatales se pactará que, al finalizar el término de la explotación o concesión, los elementos y bienes directamente afectados a la misma pasen a ser propiedad de la entidad contratante, sin que por ello ésta deba efectuar compensación alguna”.

Resulta muy fácil notar el error de la periodista. Error que no termina ahí, debido a que cualquier persona que tenga un computador le queda muy fácil buscar la jurisprudencia que desarrolle la norma mencionada y encontrar, en una labor investigativa de segundos, la sentencia C-250 de 1996 de la Corte Constitucional fallo en el que se establece:

“… La intención del legislador en la norma acusada no fue la de consagrar la expropiación sin indemnización, sino por el contrario, erigir un instituto propio de la naturaleza de los contratos de concesión o explotación de bienes estatales, que persigue mantener la continuidad del servicio público al momento de la extinción del contrato.”

Poco a poco vamos encontrando que no estamos frente a un error deliberado, sino frente a una pelea en la que al parecer vale todo, incluso la pereza.

Afirma la señora Rueda que no es la ley, sino Gustavo Petro, quien dice que los camiones son de la ciudad, me temo que la señora Rueda ignora que además de Gustavo Petro, lo aseguran periodistas que se toman la molestia de leer un poco. Demostrémoslo con las letras del articulista de El mundo, Eugenio Pietro, en su columna del 27 de enero de 2013,

“…  La reversión es, ante todo, elemento natural del contrato de concesión, pues es a través de esta institución como el Estado puede garantizar continuidad en la prestación de los servicios públicos. Y no puede ser de otra manera, pues la infraestructura y en particular las redes e instalaciones esenciales se constituyen en medios sustanciales y necesarios para la prestación de esta clase de servicios y no parece “jurídicamente” correcto afirmar que un concesionario al vencerse el plazo contractual para prestar un servicio tenga derecho a que el servicio no se preste, o se preste en forma ineficiente como podría suceder en muchos casos”.

Ahora el arma empleada por la señora Rueda en su guerra del todo vale, parece ser la ignorancia.

En la exposición de motivos que dio origen a la ley 80 de 1993, se encuentra una pieza jurídica interesante, es esta: “…Con razón el numeral 2 del artículo 5º. establece que los contratistas “colaborarán con las entidades contratantes en lo que sea necesario para que el objeto contractual se cumpla y que éste sea de la mejor calidad”.

Este principio, del que los contratistas denigran, no fue estudiado por la señora Rueda cuando inició su guerra en la columna que revisamos, pero pone en evidencia que en esta ocasión el arma que emplea es la afilada lanza de supremacía de lo privado sobre lo público.

El todo vale presenta en esta ocasión una modalidad de poder que se encuentra muy lejana a la denuncia y muy cercana al interés personal y económico de los contratistas.

Si lo anterior resulta poco, conviene que la señora Rueda estudie con detalle el artículo 58 de la  constitución y revise la función social de la propiedad. En caso de hacerlo y si la pereza la deja, también le sugiero leer el artículo 333 de la misma constitución y conocer de primera mano los conceptos de bien común, obligaciones derivadas de la función social de las empresas y responsabilidad con el interés social.

Por último si le queda tiempo y tiene algo de amor por el conocimiento y la verdad, intente conocer y analizar el concepto de abuso de la posición dominante en el mercado.

Tras ello, quizás la señora Rueda entienda que los bogotanos sí somos dueños del parque automotor y de toda la infraestructura que emergió de la concesión.

A la señora Rueda solo le pido una cosa: En cualquier otra ocasión en que decida pelear con Petro o cualquier otro, procure no regalar el patrimonio público para ganar.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>