Publicado el: Lun, Dic 15th, 2014

LAS CONDECORACIONES Y EL GRAN COLOMBIANO


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

uribe4Por: Mario Serrato

Al homenaje no pudieron asistir más de doscientas personas debido a que sus cadáveres, mutilados por las motosierras, seguían bajando por los ríos Atrato y Cauca sin que a nadie le importaran sus tragedias.

 Rito Alejo del Río, el homenajeado,  quien comandaba la Brigada XVII del ejército, había sido denunciado por su compromiso con los paramilitares por un miembro de la brigada que presenció sus arbitrariedades. Sin embargo, el gobernador de Antioquia que lo condecoró, lo consideraba el “pacificador de Urabá”.

En el homenaje se refirió al general en términos que hacían pensar que el merecedor del reconocimiento era alguien semejante a San Francisco de Asís.

A este mismo general lo volvió a condecorar en 1999 un grupo de empresarios y personas influyentes de Antioquia.

Por supuesto el general recibió gustoso los homenajes y los considero justos reconocimientos a sus muchos años de servicio.

A los oferentes no les importó que días antes los Estados Unidos le retiraron la Visa y que obligaron a Andrés Pastrana a desvincularlo del ejército.

El personaje que impuso la segunda condecoración fue de nuevo Álvaro Uribe Vélez. Y no le importó que el motivo de la desvinculación fuera la sistemática y brutal vulneración de los derechos humanos de los pobladores de la zona que el general Del Río debía proteger, y su conocido y oscuro vínculo con los grupos paramilitares.

Unos años después, este general condecorado, fue condenado a 25 años de cárcel por asesinato.

En el general Mauricio Santoyo eran tan evidentes los actos de opulencia que solo un ciego no los vería.

Durante la investigación en su contra, se estableció que fueron interceptadas de manera ilegal las comunicaciones de ASFADDES y tras ello, fueron asesinados Ángel José Quintero y Claudia Patricia Monsalve miembros de esa Ong.

En el proceso en su contra se perdieron pruebas que lo incriminaban y también fue asesinado a tiros el miembro de la policía Carlos Arturo Ceballos, quien en su malograda declaración, pondría en evidencia la relación del general con las interceptaciones ilegales y su amistad con los oscuros receptores de la información recogida.

Fue destituido, reintegrado y nuevamente destituido, sin embargo, el Presidente de entonces, lo nombró agregado policial de Colombia en Italia. 

La investigación penal en su contra la precluyó la fiscalía de Luis Camilo Osorio en tiempo record. En el expediente nunca se consideró la posible relación del general Santoyo con las extrañas muertes de dos civiles y un policía.

A pesar de lo anterior, fue condecorado por Álvaro Uribe, quien oficiaba como gobernador de Antioquia cuando se realizaron las probadas interceptaciones ilegales.

Solo la orden de extradición que le expidió un juzgado del estado de Virginia en los Estados Unidos por apoyar a grupos paramilitares,(delito del que se declaró culpable) impidió que llegara a la Dirección General de la Policía y posiblemente a la vicepresidencia de Colombia.

La decisión de condecorar a personas con tan impresentables antecedentes no parece ser patrimonio exclusivo del hoy senador.

Hace unos días en Cartagena, la ciudad más hermosa del país y la máscara más grotesca de nuestra miseria, instalaron una placa en la que se homenajeaba a los ingleses que murieron mientras intentaban, en un acto de pillaje propio de hampones, tomarse la ciudad para robar sus riquezas, asesinar a los hombres y violar a las mujeres y a los niños.

En otro episodio insólito, de reciente suceso en Medellín, se dispuso todo el andamiaje de la Sociedad Antioqueña de Ingenieros para homenajear a Álvaro Villegas Moreno. (El único ingeniero en Colombia al que le ha colapsado un edificio entero).

En la  celebración se había decidido nombrarlo presidente honorario del gremio en Antioquia.

El ingeniero Villegas Moreno, a tiempo y por pudor, no aceptó la designación. Esta decisión lo hace merecedor de  un verdadero reconocimiento.

El criterio con el que se establece al beneficiario de una condecoración o un reconocimiento en Colombia es incomprensible, sin embargo, así suene contradictorio, ahora me resulta menos confusa la razón por la cual Álvaro Uribe Vélez fue considerado el gran colombiano.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>