Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Jue, Oct 15th, 2015

Lo que le corresponde al próximo alcalde de Medellín en materia de seguridad


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
PAndres Preciadoor: Andrés Preciado Restrepo @andrespreciado3

El alcalde de Medellín en los próximos cuatro años debe tener claro que no es un súper policía, no es comandante metropolitano, ni es su jefe. Gústenos o no, el servicio policial en Colombia lo manejan en Bogotá el Ministro de Defensa y el Director Nacional de la Policía que son quienes dan la doctrina y coordinan los movimientos de personal y toda la administración de la institución.

Esto no implica que el próximo alcalde sea presa de los gustos y disgustos del comandante metropolitano que le pongan, ni mucho menos, pero deja claro un escenario: el alcalde de Medellín no solo no es responsable único, sino que es un corresponsable que no tiene asegurada para sí la gobernabilidad de las instituciones y los actores que intervienen en la política de seguridad que implementará.

En ese escenario, más que dar órdenes como en consejo comunitario, patronear a la policía, o pretender ser el primer patrullero de la ciudad. La labor fundamental de un alcalde en materia de seguridad se centra en una palabra muy manoseada, que parece simple, pero que entraña una dificultad enorme: articulación.

Si reconocemos que Medellín es la ciudad que más invierte en seguridad en el país (per cápita) debemos entender que el alcalde de Medellín tiene una voz importante en el contexto gubernamental colombiano que le permitirá negociar con el gobierno nacional la cantidad de personal y las prioridades institucionales y ministeriales que la presidencia tenga en materia de seguridad en la ciudad. Mucho abogado saldrá a decir que no se trata de una negociación, ni más faltaba, que eso es una obligación constitucional, un deber legal. En la práctica, y Medellín ya lo ha vivido, si el Director Nacional de Policía quiere castigar a la ciudad con menos hombres lo hace, igual el Presidente si el alcalde es una rueda suelta o un opositor de sus estrategias o si el fiscal no tiene a Medellín en el radar, eso implica menos personal para la ciudad.

Por eso el alcalde debe articular instancias del gobierno nacional políticamente interesadas e institucionalmente complejas que al momento de hacer presencia en la ciudad tienen unas lógicas particulares de actuación, a veces hasta antagónicas, como en el caso de Policía y Fiscalía y es en la articulación con esas dos dependencias donde se juega el éxito de una política de seguridad.

El liderazgo en materia de seguridad que muchos candidatos a la Alcaldía pregonan no es uno de rendición de cuentas ni de investigador privado buscando casos de corrupción de funcionarios, es un liderazgo desde lo constructivo, desde la confianza y desde el establecimiento de consensos mutuos alrededor de prioridades de gobierno que entienden que el control policial, la investigación criminológica y la judicialización son la base de una estrategia integral y articulada. No llenar de cámaras o militarizar la ciudad, como muchos pretenden.

Hay un candidato que entiende que el liderazgo en seguridad va más allá de vociferar en consejos comunitarios o prometer consejos de seguridad diarios. El lector lo sabrá identificar.

Fuente: http://www.bajolamanga.co/

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>