Publicado el: Mie, Sep 2nd, 2015

LA PEQUEÑA CONSTITUCIÓN


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Chavez-ConstitucionPor: Guillermo y Mario Serrato//

Cuando Hugo Chávez logró modificar la Constitución de los venezolanos en diciembre de 1999, decidió hacerse una copia diminuta de la nueva carta política. En sus intervenciones en el programa de televisión institucional “Aló Presidente” a cada instante enseñaba su pequeño librito y menciona apartes del texto según las necesidades que el discurso iba imponiendo.

El carismático patriarca llevaba el pequeño librito, en el bolsillo izquierdo de la guerrera, junto al corazón y lo exhibía cada vez que las circunstancias así se lo exigían. Conocía tan perfectamente su constitución que solía recitar de memoria apartes del texto con el librito en la mano sin abrirlo, pero lo blandía con teatralidad como si fuera la verdad revelada y el norte definitivo de la historia de su nación.

Ese texto, pequeñito en tamaño, contiene uno de los capítulos más interesantes y garantistas en materia de derechos humanos que pueda encontrarse en Constitución Política del ámbito de América Latina.

La forma en que reconoce la dignidad humana y la manera en que protege los derechos de las personas, puede evidenciarse en su artículo 21, numeral 1, el cual dice así:

 Todas las personas son iguales ante la ley, y en consecuencia:
1. No se permitirán discriminaciones fundadas en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona.”

Esta consagración constitucional contra la discriminación pocas la tienen, al menos de modo tan categórico y rotundo, y su pretensión va más allá de la ley, debido a que no permite objeto o resultado que menoscabe el reconocimiento de la dignidad e igualdad humanas.

Algo nos han criticado los venezolanos en estos largos años de vida y hermandad republicana: la santanderización de nuestras instituciones y la falta de aplicación efectiva de nuestra legislación.  “El papel aguanta todo” parece ser la frase con que censuran nuestras manías institucionales y los devaneos zigzagueantes de nuestras leyes.

En mucho tienen razón; sin embargo, al revisar los hechos recientes en la frontera, podemos afirmar que ellos también incurren en la nociva costumbre de escribir conceptos, plasmar derechos y asegurar garantías en el papel para posteriormente desecharlas, ignorarlas o desconocerlas.

La pequeña gran Constitución de Chávez, en las manos de Maduro parece más pequeña. Sin duda la grandeza de espíritu de quien la creó, se perdió en la pequeñez del alma de quien la heredó.

Guillermo y Mario Serrato

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>