Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Mar, Jul 3rd, 2012

La nueva democracia.

Comparte
Tags

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Por Pascual Montuno

En el transcurso de la historia de América Latina hemos sido testigos de múltiples golpes de estado liderados por militares pero orquestados por los poderosos de turno en los países del acontecimiento. Chile y Argentina en la década de 1970, un poco más atrás en la historia, Somoza en Nicaragua, los Duvalier en Haití y Rojas Pinilla en Colombia, sin olvidar las extrañas formas de gobierno en Panamá y muchos otros lugares de nuestro subcontinente desesperanzado. En la actualidad una propuesta de gobierno en la que cumplan un papel portagónico los militares resulta casi imposible. Al parecer el ascenso de las convicciones y salidas democráticas ha reducido al mínimo la posibiliad de una fuerza militar en el poder de nuestras naciones. Sin embargo no han sido los sectores populares los beneficiarios de la consolidación democrática: lo han sido y de manera avasallante los estamentos financieros.

En la reflexíon de Saramago se dice lo siguiente: “Las naciones en ocasiones tienen la posibilidad de elegir a sus dirigentes, una vez estos son elegidos quedan a disposición de entes supragubernamentales que someten y condicionan sus programas de gobierno, a estos últimos, ¿quien los elige?”.

En el primer gobierno del sindicalista Lula Da Silva se aseguró que en el transcurso de los próximos cuatro años ningún brasileño aguantaría hambre, los únicos que censuraron las alentadoras palabras del dirigente fueron las juntas directivas de la banca local y el Fondo Monetario Internacional. Por supuesto, y para tranquilidad de los bancos, en el segundo gobierno de Lula el hambre siguió presente en la fabelas de Rio y demás ciudades del Brasil.

En los Estados Unidos de América al final del segundo gobierno de George W. Bush, Lehman Brothers y el sistema financiero en general habían llevado al país a la debacle y arrastrado al mundo entero a una crisis económica sin precedentes. El Presidente Obama se vió obligado a sacar de las entrañas del patrimonio público de los estadounidenses casi un billon de dolares para financiar a los bancos responsables de la crisis y estos, sin pudor de ninguna naturaleza, destinaron una gran cantidad de ese capital público al pago o reconocmiento de bonos de fin de año a sus ejecutivos de primer nivel.

En la Colombia que llegó al Estado Social de Derecho cuando las naciones europeas y los Estados Unidos lo estaban desmontando, solo fue necesario introducir una reforma constitucional para desecharlo: la aparentemente inofensiva Sostenibilidad Fiscal, artículo 48 de la Constitución,  sin duda concebida en la entraña de la Asobancaria y en el cuerpo sin alma de Maria Mercedes Cuellar. En reciente reunión del grupo de los veinte en México,  Juan Manuel Santos aseguraba que Colombia fue tratada con respeto y fue reconocida por sus decisiones en materia económica y que la mayor parte de las felicitaciones de los ricos que lo invitaron a sentarse en la silla de atrás de su reunión sacrosanta, se produjeron por haber ampliado el marco de aplicación la sostenibilidad fiscal del exclusivo tema pensional, al delicado y sensible campo de los derechos humanos fundamentales.

En materia ambiental los bancos o el sistema financiero acaban de abortar en Río de Janeiro la posibilidad de salvar el planeta. La sostenibilidad ambiental de un proyecto en adelante será establecida en las Juntas Directivas de los bancos antes que en las histéricas y equivocadas organizaciones defensoras de la biodiversidad, calificativos que los banqueros dan a los ambientalistas. Las conclusiones de la cumbre Rio+20 le producen risa a los traficantes de pieles en el Amazonas y a las transnacionales mineras con asiento en Colombia, Brasil, Nigeria o Costa de Marfil.

Los indígenas, cuyas gestas solo tienen eco en el marco de los derechos humanos, tienen el futuro asegurado: La inexorable desaparición de sus culturas, debido a que su situación en el mundo contemporáneo no resulta ambientalmente sostenible.

En resumidas cuentas, cuando querramos abordar el tema de la democracia no será necesario escuchar las interminables perolatas de los congresistas o conocer las complejas investigaciones de los politólogos, solo debemos leer, con mucho cuidado, los incomprensibles pero imperativos términos de los balances de los bancos.

A principios del siglo XX José María Vargas Vila en sus panfletos inolvidables, lanzaba esta máxima divertida y saludable ” El Yankee, he ahí al enemigo”, hoy por hoy, hasta los Yankees deben gritar con el mundo entero: “El banco, he ahí el enemigo”.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>