Publicado el: Mie, Dic 31st, 2014

LA GUERRA Y SUS BENEFICIADOS


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

JUAN-CARLOS-PINZONPor Mario Serrato

“Lo que si tengo claro es que el ministro engominado de Defensa, mientras se dedica a azuzar la guerra en todo micrófono que le llega a la boca, no le queda tiempo para explicarles a los colombianos exactamente en qué se invirtió todo ese dinero”


Hace unos días el engominado ministro de Defensa pagó 300 mil millones de pesos a algunas compañías de seguros para que brinden su siempre cuestionada protección a los elementos, maquinarias y armas de las fuerzas armadas y a los integrantes de los cuerpos de seguridad del Estado.

En un lapso de tres años, casi un billón de pesos les hemos pagado los colombianos con nuestros impuestos a las compañías de seguros por estos conceptos. Sin embargo, quien se asome al Consejo de Estado se encontrará con que casi todos los días la nación resulta condenada por las heridas, la condición de lisiado de un soldado o la muerte de uno de estos héroes anónimos que algunos sectores del país se empeñan neciamente en producir.

Con posterioridad a estas sentencias, se activan infinidad de gestiones en el ministerio de Hacienda para el pago de las órdenes contenidas en los fallos y tras un humillante periodo de casi dos años, los lisiados, las viudas y los huérfanos, reciben del gobierno montos ínfimos por sus infinitos pesares.

Quizás porque no tengo acceso a mayor información no me ha sido posible presenciar el desembolso efectivo de un solo centavo por parte de alguna de esas compañías de seguros con destino a esas viudas sacrificadas o a esos soldados lisiados de por vida.

Tampoco he podido establecer en las cuentas que publican a fin de año las aseguradoras, el pago de suma alguna por concepto de heridos, lisiados o muertos de las fuerzas armadas.

Nunca me han informado que esas compañías adelanten gestiones para el pago de un helicóptero averiado o derribado en esta guerra sin fin que tanto parece disfrutar un alto grupo de colombianos.

En mis largos años de observación no me ha sido posible confirmar que hayan hecho pago alguno por el concepto protegido y descrito en las pólizas.

Es más, nunca he visto ninguna de esas pólizas.

Ignoro qué protegen o cubren. Como muchos colombianos, desconozco cómo son diseñadas y de qué manera y con qué protocolos pueden hacerse efectivas.

Lo que si tengo claro es que el ministro engominado de Defensa, mientras se dedica a azuzar la guerra en todo micrófono que le llega a la boca, no le queda tiempo para explicarles a los colombianos exactamente en qué se invirtió todo ese dinero.

Entre tanto y mientras siga la guerra, las compañías de seguros tendrán asegurados su billón de pesos cada tres años.

No se pregunten más a quién le conviene que siga la guerra.

Y quién se beneficia con ella.

Displaying 2 Comments
Have Your Say
  1. Your Name... dice:

    Sabes una cosa, el gobierno puede gastarse toda la plata que quiera en lo que sea. Además el dinero que reciben las compañías de seguros es más importante para el país que el dinero que gastamos en darle servicios públicos a tanta gente bruta e ignorante que no lo merece.

  2. gustavo becerra dice:

    Es lamentable como ha hecho en colombia carrera el pensamiento brutal,que justifica al asesino y al ladron, la humanidad ha mostrado que la ignorancia es el argumento de los asesinos; los impuestos en colombia los aportamos todos, desde el que compra bananos hasta el que construye urbanizaciones, todos pagan, el bruto no sabe que los servicios publicos en el actual modelo, no existen, hoy se llaman domicilarios y se cobran y son una obligacion del estado. justificar el peculado con el argumento canalla de negarle los derechos a los demas ya no se usa ni en africa

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>