Publicado el: Sab, Dic 14th, 2013

La desobediencia civil, una opción


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Manifestantes frente a la Procuraduría. Foto Luis Carlos OsorioPor Unicor//

No importa cuán pequeño pueda parecer el comienzo: lo que se hace bien, bien hecho queda para siempre.,

El gobierno en sí, que es únicamente el modo escogido por el pueblo para ejecutar su voluntad, está igualmente sujeto al abuso y la corrupción antes de que el pueblo pueda actuar a través suyo. Henry David Thoreau

Frente a la destitución injusta y arbitraria por parte del Procurador General, del Alcalde Mayor Gustavo Petro, quieren imponer, sin más, el famoso cumplimiento de la ley, la defensa de las instituciones y hasta la misma defensa de la Constitución.

A lo cual es fácil responder de la mano de Howard Zinn, historiador y activista estadounidense, que:

Las leyes no son siempre justas. La ley amparó la persecución de judíos en la Alemania nazi, la ley permite la discriminación de los palestinos, la ley facilitó el apartheid en Suráfrica o condenó a los negros a la esclavitud en Estados Unidos.

Solo cumplía órdenes”, afirma en la película The Reader una antigua guardiana del campo de concentración de Auschwitz. “Es que lo dice la ley”, dicen algunos; “solo hago mi trabajo”, se justifican otros.

Gustavo Petro; quien si fuera por el establecimiento no habría sido nombrado nunca ni en el mas humilde cargo de la burocracia estatal, a través de voto como lo ha hecho siempre, con mas de 700.000 mil, fue elegido Alcalde Mayor de Bogotá. ¿Y que significa haber sido elegido por voto popular?. Pues nada más y nada menos, que ser representante directo de la soberanía popular, y la soberanía popular es la potencia, la cimiente de todo el engranaje constitucional, en oposición a ella solo se levantaría la arbitrariedad y el absolutismo, aún, si se presentarán como legales. Lo dice la Constitución:

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA

TITULO I DE LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES

ARTICULO 3. La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes, en los términos que la Constitución establece

El pueblo de Colombia ya en otras ocasiones ha intentado a través del voto impulsar y posicionar lideres alternativos, verdaderos representantes de los sectores menos favorecidos, pero a la mayoría los han eliminado físicamente, hoy cuando Gustavo Petro demuestra su lealtad con la ciudadanía que lo eligió para que materializará los cambios propuestos, lo quieren eliminar políticamente de un sólo plumazo.

“Podría haber incluso gobernantes capaces de poner en práctica políticas alternativas. Pero eso solo sería posible con una enorme masa social dispuesta a apoyar activamente a un gobierno desobediente. Si no, se mantendrá el bucle que permite a todos presentarse a las elecciones pero no a ganarlas, porque el poder político está reservado para aquellos que actúan en connivencia con el poder económico y financiero”. Howard Zinn

Leía en un graffiti callejero: “si el voto sirviera para algo ya lo hubieran prohibido”

Esa es la cuestión fundamental en la hora, ¿se respetará el voto y la soberanía popular o se impondrá delante de todos nosotros el despotismo y la arbitrariedad?

Recordemos que los mejores logros de la humanidad, la conquista de los derechos y las libertades se han dado a través de la lucha social y las desobediencias, no han sido concesiones estatales, los que han ocupado el poder siempre se han opuestos al avance popular. Por ello, los ciudadanos y ciudadanas en uso legítimo de la soberanía tienen la obligación de direccionar el comportamiento de sus representantes, y si se puede hacer respecto a quienes se eligen a través del voto, más aún, se puede hacer frente a quienes han sido nombrados por poderes constituidos como sucede con el Procurador General, funcionario administrativo, que no es juez, reelegido a través de prebendas y por la entrega de contratos a sus electores los senadores.

El campo de acción es ciudadano, es legítimo, por eso se debe exigir a las autoridades publicas que reintegren de forma inmediata al cargo de Alcalde Mayor al ciudadano Gustavo Petro, quien no ha cometido delito alguno, y a obrado en cumplimiento de un mandato popular, el que esta por encima de las consideraciones ideológicas de un un procurador, probado enemigo de las ideas progresistas que representan el Alcalde Petro.

Esta es la disyuntiva, es la desobediencia civil frente a a esta decisión injusta o será la sumisión, o un silencio cómplice frente a la violencia estatal. Como ha dicho Ada Colau, es una cuestión de supervivencia.

No se asombren habrá todavía quien prefiera bajar la cabeza sin rechistar, habrá quien opte por borrar su memoria este ataque contra la democracia aún en construcción, habrá quien excuse la arbitrariedad para seguir mostrando una cortina democrática que cubra las peores practicas totalitarias. Aún hoy, hay quienes eligen obedecer un régimen que solo sigue ofreciendo pobreza, hambre, guerras, violencia y cinismo.

Felizmente se sabe, se ve en las manifestaciones públicas, que ya son muchas las personas que conocen que la sumisión no es la paz social, que la renuncia a exigir derechos fundamentales no aporta al logro de esa paz, que la decisión de la Procuraduría es un absoluto acto de guerra, una guerra declarada ya hace mucho tiempo. Desobedecer esa decisión injusta, desconocerla, es poner en evidencia ante el mundo las arbitrariedades que se comenten en Colombia, a pesar de estar, dizque, en tiempos de paz.

Se trata entonces de re-interpretar la lucha de aquellos que ya lo entregaron todo por la justicia y la paz, se trata de cumplir con las obligaciones legadas. Se trata de seguir construyendo nuestra identidad, nuestra dignidad, algo que también han querido robarnos.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>