Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Mar, Jul 3rd, 2012

La Constitución y la Reforma.

Comparte
Tags

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Por Pascual Montuno

Las personas que hemos nacido cerca del mar sabemos que el este no soporta en su interior cosas que no son de él. En el hermoso cuento de García Marquez, “El ahogado más hermoso del mundo”, se puede establecer que el cuerpo de “Esteban” llegó a la playa expulsado del mar por el mar. Cuando los habitantes de ese pueblo olvidado, que tuvo la oportunidad de sentirlo como suyo, decidieron retornarlo al mar, lo aparajeron de tal manera que pudiera volver cuando quisiera seguros de que el mar lo dejaría una tarde de sol en el horizonte, encallado en una playa cualquiera de algún continente solitario.Con la Constitución del 91 sucede lo mismo. Ella fue diseñada de tal manera que quien en adelante se ocupara de la cosa pública, en cualquiera de sus ramas del poder, fuera  impóluto y se sostuviera en su interior solo aleteando y cubierto con los escamas o las algas de su propia moralidad y ética.
La carta del 91 no se ocupó de dotar de escudos o chalecos antibalas a ningún servidor, por el contrario, deliberadamente expuso a todo a quel que formara parte del estado con el fin de conseguir que quien estuviera en su interior correspondiera en todos sus actos a su espíritu y quien no lo hiciere, fuese expulsado o lanzado a la playa con el fin de impedir la contaminación del mar.
El senador Enriquez Maya, Juan Manuel Corzo y los miembros de la comisión de conciliación de la reforma a la justicia,  no entienden ese espíritu y tarde o temprano la Constitución que no pudieron cambiar, se encargará de cambiarlos.
Gracias al espìritu de la constitución del 91 se dio solución real y efectiva al fenónemo de la pararapolítica y se puso en la Picota y otras cárceles a personas y actitudes que la Constitución no deseaba en su interior. Personajes como Alvaro Uribe debieron modificarla, es decir, enrarecer el mar para mantenerse en su interior, sin embargo muchos de los que colaboraron en su modificación para permitir las aspiraciones del mandatario fueron a parar a la cárcel y produjeron escándalos que ponen en evidencia una vez más el espíritu de la carta magna. La misma constitución un día conseguirá que todos los que participaron en su enrarecimiento, incluyendo al mismo Alvaro Uribe, terminen por fuera de sus aguas.
En aspectos como la avivatada administrativa, tan frecuente como impune en vigencia de la Constitución de 1886, se puede asegurar que su extinción está cerca cuando conocemos el destino que la Constitución del 91 le deparó a personajes como Fernando Londoño Hoyos o los miembros del clan Nule.
En otro aspecto del mismo rostro constitucional tenemos que las muchas tentativas de modificar la tutela han fracasado frente a la ferrea oposición de una Corte Constitucional que en sus tres generaciones ha tenido Magistrados concientes de su condición de guardianes de la carta y estos han mantenido la estatura intelectual y moral que esa misma condición les impone.
En relación con la guerrilla la constitución ha sido implacable: la consagración y reconocimiento de los derechos humanos fundamentales y su aplicación inmediata, más su conexidad con los derechos de segunda y tercera generación han permitido alcanzar conquistas ciudadanas que las vías hecho jamas lograrán. Sin olvidar que los triunfos y las acciones de tutela no dejan cadáveres ni sangre en los escenarios en que desarrollan sus gestas.
Sesenta años de confrontaciones armadas de la guerrilla no han conseguido tanto en materia de dignidad y de igualdad populares como la tutela en solo 20 de años de intensa y masiva aplicación de sus mecanismos de defensa y protección de los derechos.
La guerrilla es otro cuerpo que la Constitución no desea en su interior. Un personaje como Alvaro Uribe Vélez, considerado por algunos como una especie de mesías,(lamentablemente por él tambien) no hubiese conseguido tanto apoyo a su política de seguridad democrática si la población no sintiera que la ilegitimidad de los guerrilleros proviene tanto de sus actos irracionales como de las posiblidades civiles de las que dispone toda la población gracias a la Constitución.
Otros cuerpos extraños siguen flotando en el mar de la constitución, Maria Mercedes Cuellar y Asobancaria, la sostenibilidad fiscal y la locomotora minera, entre otros,  apuntan con sus nocivas flechas al espíritu de la carta, de nosotros, los hijos legítimos de la Constitución del 91, depende que sus políticas y sus cuerpos sean arrojados del oceano constitucional que nos cubre y protege. Tarea que lograremos impidiendo que sus enemigos intenten reformarla. Cuando la Constitución arroje sobre la playa estos cuerpos que le son nocivos, tales cuerpos, a diferencia del cuerpo de Esteban, no serán los hogados mas hermosos del mundo.

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>