Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Lun, Feb 18th, 2013

¿Hacia donde van las izquierdas latinoamericanas? dos ejemplos paradigmáticos

Comparte
Tags

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

unicorPor Unicor

En Ecuador Rafael Correa, y por supuesto, en Venezuela Hugo Chaves. Representan al menos en términos teóricos, ese espectro de la “nuevas” izquierdas que mantienen espacios de poder en sur américa, ¿hacia donde van?  

La izquierda, mas allá de su origen parlamentario y de pensarse en ella como una categoría univocista e inamovible, debe entenderse como el espacio político donde confluyen quienes son conscientes, se preocupan y actúan a favor de los pobres; quienes se indignan ante la exclusión social y son inconformes con toda forma de injusticia.

Como decía Norberto Bobbio, ser de izquierda es “considerar una aberración la desigualdad social.”

El pensamiento de izquierda, en la actualidad, también convoca y admite como prioritario el progresismo, la construcción democrática, la lucha contra la corrupción, la consecución de la igualdad social por medio de la efectividad de los derechos colectivos, la defensa  de sociedades y comunidades libres, cosmopolitas e interculturales. En función del equilibrio entre todos estos factores, debe construirse la nueva presencia de las izquierdas políticas, como siempre se ha dicho, en ello radica su poder y su oportunidad de avance; teóricamente esto parece sensato, no obstante, tal convivencia ideológica no resulta tan pacifica, menos aún, la practica de nuevos valores y la construcción colectiva, esta aún lejos de ser una de sus características predominantes.

Para ejemplarizar un poco, tenemos a Venezuela donde se evidencia el proceso mas marcado de izquierda tradicional de sur américa, la critica y la lucha contra el sistema capitalista, la propiedad privada y a la economía de mercado, hacen parte fundamental de su plataforma; el socialismo del Siglo XXI toma cuerpo en inmensas inversiones sociales, en aumento de sueldos, subsidios, entre otras medidas. En términos generales es poco cuestionable, el aumento del ingreso per cápita, el alejamiento de la influencia de la banca multinacional, y el renacimiento del nacionalismo y del regionalismo bolivariano. En similares proporciones puede afirmarse que en Ecuador, el recién reelegido Presidente Rafael Correa, ha venido ejecutando con menos ruido, serías reformas de orden económico, político y social que han mejorado los índices de desarrollo humano, basta comparar su infraestructura vial con la colombiana que tiene mas de 30 años de atraso, la superautopista que une a las ciudades de Quevedo y Santo Domingo de los Tsàchilas, no tiene nada que envidiarle a las autopistas de los otrora países del primer mundo.

No obstante tales avances, se hace necesario revisar aspectos críticos en tales propuestas de izquierda que nada le aportan a su legitimización y consolidación. Hugo Chaves; quien atraviesa por graves problemas de salud, tiene sometida a toda la nación a los vaivenes de su estado, hace aproximadamente dos meses el gobierno venezolano no cuenta con un presidente en propiedad, con artilugios constitucionales todo el aparato chavista se mantiene en el poder. El recién reelegido Rafael Correa; quien ganó de forma arrolladora en la primera vuelta presidencial con  un 61% de los votos, tampoco hace mayores esfuerzos por convocar a la reconciliación nacional, es más, su discurso electoral azuzó las diferencias de clases, el enfrentamiento con la gran prensa y los señalamientos sin matices, empero efectivos, entre amigo – enemigo.

Digamos que ante la falta de una formación ciudadana más contundente, dichos gobiernos justifican la mano dura, el déficit democrático, el caudillismo, las reelecciones, la concentración del poder, los ataques a la oposición, la falta de construcción dialógica. Lo que si es cierto es que las aludidas propuestas de izquierdas están distantes de superar las viejas categorías confrontacionales, excluyentes y  radicales, las que no pueden ver en el otro, más que al contradictor a vencer, ¿será ese el camino correcto de las izquierdas o será que las realidades actuales superan dichas propuestas?

Modulando a Boaventura de Sousa Santos, uno de los más destacados teóricos sociales de Latinoamérica, a la vez, comprometido militante de los movimientos sociales, organizador y participante del Foro Social Mundial.

Podemos decir que las izquierdas deben ampliar la realidad sobre la que hay que actuar políticamente, sus propuestas deben ser renovadas en valores para la convivencia, resultar creíbles no solo para sus seguidores, sino para todos los integrantes de la sociedad, las izquierdas modernas deben incorporar el respeto por la diferencia, el derecho a la esperanza, la felicidad y la vida. Unido a los perennes ideales de soberanía, desmercantilización y descolonización,  debe estar la re-democratización de todos los sectores.

Siempre será sensato pensar en el otro (a), construir con el otro (a), ya sabemos que en las democracias modernas no solo importa la solución sino la forma como ésta llega, vale la pena pensar en la precariedad de los otros sectores políticos, los derrotados, los reiteradamente derrotados en términos electorales. No será que esas derrotas que hacen inferir una crisis democrática, deberían abrir un nuevo espacio de construcción progresista que parta de unos líderes democráticos,  capaces de superar su propia visión, encontrando un cruce de caminos en la diferencia, ante estas nuevas y complejas realidades latinoamericanas.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>