FINAL DE LA GUERRA SIN ESTADO Y SIN JEFE DE ESTADO

12046939_10154167825498368_1261469775390221537_nPor: Héctor Pineda S.//

Estamos notificados, pues, que el final de la guerra llega en medio de una situación en la cual lo único seguro, por ahora, es que no existe Estado ni Jefe de Estado.


El principal obstáculo que tiene el eventual acuerdo del final de la guerra con las Farc, sin exagerar, es el de la inexistencia de Estado y la ausencia de Jefe de Estado. El Estado en forma de República de troica Ramas independientes pero armónicas, como reza la letra constitucional, es pura retórica. Lo del Jefe del Estado, cabeza de gobierno y símbolo de unidad nacional es letra académica.

La afirmación anterior, aunque pueda parecer drástica, tiene sus sustento en los hechos bochornosos de las actuaciones del Gobierno Nacional y el espectáculo que propician las cabezas más visibles de los poderes constituidos, para no ahondar en el espectáculo de las instituciones administrativas (disciplinarias) de actuaciones desbocadas.

El Presidente, con la atribución de resumir los Poderes constituidos, en estas materias de la negociación del final bélico, la más de las veces, se le ve dando “palos de ciego”. De la refrendación mediante Referendo, de la que se explayó hablando, aterrizó en un Plebiscito que no es plebiscito y, según las más recientes discusiones de la “teología” jurídica en la que se acostumbra a cuanto asunto de la vida del país, en el momento que escribo la presente, se habla de elevar a la categoría de “Acuerdo Especial” para “blindar lo acordado” e “incorporado al Bloque de Constitucionalidad”. “Cójanme ese trompo en la uña”, diría el locutor barranquillero. Así anda el llamado Jefe del Estado, asustadizo diciendo hoy unas cosas y mañana todo lo contrario, en el tono propio de quien lee en las pantallas de los discursos importando muy poco si realmente se entiende la dimensión de lo que se está diciendo en lecturas atropelladas.

Pero si por los lados del Ejecutivo se anda “manga por hombro”, como procesión de Semana Santa (“un paso adelante y tres hacia atrás”) las otras Ramas de los poderes andan en los mismos embolates entre una otras, sumado el “Tongo le dio a Borondongo” de la tropelía entre ellas mismas. La Rama que hace la leyes, de correndillas, improvisa al ritmo del interprete de turno haciendo “ajustes y reformas” para embutir la realidad en la letra de la ley escrita. La gimnasia legislativa, casi siempre,  termina en textos mal elaborados en su atropellado transito entre una y otra Cámara y las interpretaciones de voceros y ponentes. Otras veces los textos se aprueban sin el rigor de la lectura de los mismos. Pregúntele al Director de Planeación Nacional. Para enmendar semejante plana, sin importar si se genera más enredo,   se hacen más reformas y textos que engrosan la frondosa legislación colombiana. Todos, en un verdadero culto fetichista,  quedan convencidos que por arte de la letra de la ley el mundo se convierte en una nueva maravillosa realidad, promulgada con retorica almibarada.

La Rama de los jueces, como carroñeros, se disputan poderes. Cuando una Corte dice que todo esta ajustado a la letra de la Constitución, por allá, en otra Sala de otro Tribunal, como los laberintos de las novelas de Kafka, dicen lo contrario, inaugurando un eterno ir y venir en el que, al final, nunca se sabe en que lugar se encuentra “el proceso”. “No hay certeza jurídica”, dicen los sabios. Las Sentencias, de mamotréticos folios amarrados con pita de nudos anudados con la habilidad de los “Notificadores”, se arruman en bodegas de paredes húmedas.

Estamos notificados, pues, que el final de la guerra llega en medio de una situación en la cual lo único seguro, por ahora, es que no existe Estado ni Jefe de Estado.

*Constituyente de 1991

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. Orlando Riveros dice:

    Aunque puede tener razón en algunas cosas, este artículo parece escrito por un urubista y no por un progresista. Con tanto enemigo q tiene el proceso, hay q por lo menos reconocerle a Santos q se la ha jugado toda por sacrlo adelante

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>