EL NEGOCIO CORRUPTO DE LA VENTA DE LA ETB

ETBPor: Héctor Pineda S.*//

“…la administración Peñalosa, le aplica la eutanasia a la ETB. Solicitó las facultades al Concejo para enajenar las acciones del Distrito sin el lleno de los requisitos legales, violando el Reglamento del Concejo y la ley establecida para tales efectos”.


De varias décadas para acá se ha impuesto la lógica perversa según la cual “lo público es sinónimo de ineficiencia y corrupción” y lo privado, por el contrario, “es eficiente y probo”. Semejante maniqueísmo, entre otras, ha servido para regalar buena parte del patrimonio público que las ciudadanías del país y el que las entidades territoriales han edificado durante centurias.

El asunto de la disputa entre lo público y lo privado, a decir verdad, tiene más de cuatro décadas. El invento de los denominados “Chicagos Boys”, por allá en los años del enredo de las disputas de los modelos económicos, tuvieron el agudo atrevimiento de declararle “la muerte súbita” al “Estado de bienestar” y dejar al antojo del mercado la regulación y equilibrio de los asuntos sociales. “Que el Estado no se meta en lo que no le importa”, declararon los circunspectos “yupies”. Prometieron que habría leche y miel porque de un “Estado ineficiente y corrupto”,  se llegaría a la libre competencia del mercado que, ineludiblemente, llevaría a una sociedad justa, dijeron los sumos pontífices del neoliberalismo, inaugurado en América Latina con la mano armada de regímenes militares.

Pero más de cuatro décadas de aplicación de la formula, con sus evidentes inconsistencias en “mercados” que no son propiamente mercados (tercermundistas), además de la matanza de la democracia, el tal neoliberalismo mutó en una dinámica en la cual la llamada regulación del mercado no fue más que la manipulación de posiciones dominantes para capturar oportunidades rentísticas, como se sabe, a partir de la captura de las posiciones en los escenarios públicos  de toma de decisiones. Gobernantes corruptos y empresarios de la igual calaña, se engullen  lo público, en áreas estratégicas, feriado todo a precio de galleta de soda.

En medio del tire y jala, cuando se ha privatizado cuanta empresa se le ha ocurrido a los gobierno locales y nacionales, llegamos al debate que se ha suscitado en Bogotá por el anuncio del Alcalde Peñalosa de la venta de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá – ETB -. La receta, extraída del vademécum neoliberal, se inicia con dosis de manipulación para hacer creer que la empresa, en manos de la gestión pública, está condenada al fracaso. Para ello, por supuesto, se pone la frente un gerente que en vez de sacar adelante la empresa, antes por el contrario, la “marchite” para poder entregarla a un privado, la más de las veces a un amigo al que hay que pagarle una deuda política (electoral) y se alce con el bien público a “un buen precio”. La plata, como se sabe, es para otro negocio de particulares: buses articulados.

Así pues, la administración Peñalosa, le aplica la eutanasia a la ETB. Solicitó las facultades al Concejo para enajenar las acciones del Distrito sin el lleno de los requisitos legales, violando el Reglamento del Concejo y la ley establecida para tales efectos. No presentó el estudio ni mucho menos la valoración del bien, tal cual como lo manda la ley 226. El Presidente de la empresa posee sociedades en paraísos fiscales y sus socios son dueños de empresas de telecomunicaciones, evidenciando un claro conflicto de intereses. La información sobre los estados financieros de la Empresa son manipulados. Esconden la fortaleza tecnológica (fibra óptica) de la empresa. En varias oportunidades distorsionan las cifras y ocultan las otras empresas, todas altamente rentables de la que es dueña la ETB.  Así pues, cuando se falta a la verdad, cuando se actúa sin transparencia, cuando se viola la ley, sin eufemismos, se está fraguando un negocio corrupto, ni más allá ni más acá.

*Constituyente

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>