Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Sab, May 18th, 2013

EL FISCAL GENERAL


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

unicorPor Unicor

Desde que el Abogado ibaguereño Luís Eduardo Montealegre Lynett fue elegido Fiscal General de la Nación, algunos tuvimos grandes expectativas debido no solo a su sólida formación jurídica, sino además, a su experiencia como ex magistrado y ex presidente de la Corte constitucional; alta corporación caracterizada porque la mayoría de sus sentencias han buscado hacer efectivos los mas caros derechos fundamentales.

Evidentemente, después de lo sucedido con la fiscalía General en otros tiempos, donde o no se investigaba y acusaba, o se impartían actuaciones, o pedían medidas de aseguramiento de forma selectiva, de acuerdo a los intereses predominantes de turno. O en el peor de los casos, se actuaba con franca complicidad frente a fenómenos criminales más deplorables, verbigracia, el paramilitarismo, el narcotráfico, la impunidad frente a aforados, etc. Basta recordar el periodo aciago del ex Fiscal Luís Camilo Osorio; quien en la actualidad enfrenta en la Comisión de Acusaciones un llamado a rendir indagatoria, en un proceso que lleva mas de seis años por lo que se conoce como la infiltración paramilitar de la fiscalía, en ese entonces el fiscal general adoptó diversas actuaciones que favorecieron a varios paramilitares vinculados con las masacres de la Gabarra, El Aro, Mapiripan, además, del favorecimiento a varios militares por esos mismos  crímenes catalogados “de lesa humanidad”. Ahí esta la protección que le otorgó al General Rito alejo del Rio (el pacificador de Uraba), condenado hoy a 25 años de prisión, después que se reabrió el proceso que había cerrado el tristemente celebre ex fiscal Osorio; ex embajador en Méjico, nombrado por el flamante ex presidente Uribe.

Después de esta deplorable actuación de un fiscal general, vinieron otros, que sin estar jugados con la criminalidad, tampoco lograron consolidar una institución a favor de los derechos humanos, de las victimas, de la paz. Sus actuaciones no estuvieron libres de los mismos intereses económicos y políticos de siempre.

Por esos hechos y por esas experiencias, es que lo que esta realizando el Fiscal Montealegre es digno de analizar, y no porque se deba estar de acuerdo con todas sus posiciones, igual, tampoco porque sus posiciones deban ser coincidentes con las propias, sino, por una razón más sencilla: a la Fiscalía llegó un jurista respetable, formado intelectualmente, independiente, constitucionalista y decente.

Sus posiciones en relación con temas tradicionalmente reprobados por el establecimiento dejan ver un ser humano que trasciende su rol de cabeza del ente acusador, ordinariamente subalterno a la visión y a la política criminal del gobierno central. Es así, porque a pesar que la fiscalía en el organigrama nacional depende de la rama ejecutiva, que su principal función dentro del régimen penal acusatorio, es investigar y acusar, el fiscal Montealegre no renuncia a tomar posición en los grandes temas nacionales, particularmente, su enfrentamiento intelectual e ideológico con el Procurador General, oxigena una democracia que aun se resiste al debate fraterno entre posiciones divergentes, y contrasta con la posición de otras instituciones sometidas plenamente al unanimismo oficial, y a la forma sobre el fondo.

Lo que expresa el fiscal sobre el matrimonio entre parejas homosexuales, la advertencia que hace a la procuraduría para que no extralimite sus funciones, el apoyo a la justicia transicional,  a la competencia preferente que sobre dicho tema le reconoce a la Corte Constitucional, y su apoyo indiscutible al proceso de paz de la Habana, son expresiones de una fiscalía mas humana, imparcial y coincidente con la defensa de los derechos humanos. Vasta ver su reacción e indignación frente a los ataques y atentados de los que han sido objeto periodistas y analistas, es claro, que en otras épocas, los investigados podrían ser las victimas por posibles “vínculos” inventados por los investigadores de turno.

“… es nuestro deber como Fiscalía General de la Nación establecer cuáles son las fuerzas oscuras que están atentando contra la libertad de expresión, que quieren sembrar la inestabilidad en el país…” dijo al respecto.

El pulso es memorable, pueda ser que en paz, el apoyo y la fuerza, se quede en los argumentos del constitucionalista fiscal, que creo, interpreta diversas mayorías.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>