Publicado el: Vie, Oct 18th, 2013

El Campesino, el Estorbo


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Mario Serrato avatar--2013 copiaPor Mario Serrato/

En las recientes marchas y protestas campesinas se estableció una realidad que no queremos admitir: el problema del campesinado, al igual que las soluciones propuestas por ellos, no tiene solución. La razón es simple: el campesino no cabe. No se encuentra en los planes del modelo económico adoptado por los dirigentes del país y por las multinacionales financieras del mundo. La tierra presenta por único destino su absorción por las multinacionales de la energía de origen vegetal y la generación industrializada de elementos agrícolas con alta tecnología y altos índices de producción para copar mercados masificados por la globalización y  controlados por el gran capital.

Los gamonales de la tierra, esos que mataban a los campesinos cuando pasaban a cobrarles el jornal, y que adquirieron mayores cantidades de tierra instalando a sus hijos y subalternos en las notarías y oficinas de registro, se convertirán en los socios de las grandes multinacionales de la tierra y de la producción agrícola globalizada.
La tierra que en adelante no presente altos índices de producción, mediante la introducción de altísima tecnología, está condenada a ser avasallada por los Lizarraldes de todos los países, quienes ya están unidos en una causa común:  acabar con el campesino.
Esa misma tecnología que hoy se usa para la producción, determina que esta sea masificada para abaratar los costos de uso y mantenimiento. No resulta, digamos, conveniente, entregar tecnología de punta a un cultivo que solo producirá una tonelada al mes de fresas, cuando esa misma tecnología puede producir en esa misma finca, englobadas las tierras, tres toneladas de la misma fresa la cual es sacada por la misma vía, ahora sí construida con dineros públicos para el gran capital. La infraestructura que durante años le esquilmaron al campesino, ahora se instala, sin reparos, para la gran hacienda.
Para los promotores del nuevo modelo, la tierra ya no permite estorbosos campesinos que exigen la instalación de costosa infraestructura en  salud, vivienda rural y educación dispersa. La tierra ya no será más de quien la trabaja,(nunca lo ha sido)ahora será de quien la explote, de quien la haga producir hasta el extremo de hacerla inservible y de quien destine su producción al gran capital y no a la satisfacción y mantenimiento de modelos de vida improductivos.
Lo que piden los campesinos, asuntos tales como precios justos a su trabajo y productos, o reconocimiento de su esfuerzo por laborar la tierra o una forma de vida digna, cede su espacio a un nuevo modelo de justicia: la basada de modo exclusivo en la producción. Y cuanto mayor sea esta, más benévola será la justicia con que será tratado el productor. Y, al contario, más implacable será con quien no alcance los índices de producción exigidos por el capital.
Formas de propiedad sobre la tierra como resguardos, zonas campesinas protegidas o reservas campesinas, serán combatidas y extinguidas: primero con argumentos de descalificación subversiva(ya lo estamos viviendo), después con modalidades de producción impuestas por el gran capital( el modelo Lizarralde), tras ello con la criminalización de la protesta(ya cursa un proyecto de ley que así lo pretende)  y por último, con plomo.
El pobre Presidente Santos sabía que mentía cuando se comprometió a satisfacer las peticiones de quienes protestaron en agosto. Le tocó mentir y soportar la protesta campesina porque el modelo que elimina al campesino ya fue impuesto y para los neoliberales no tiene marcha atrás. El que viene le dará muchísima satisfacción aplicar la fase final del modelo. Para entonces gozará de un cuerpo jurídico que justifique su crueldad al atacar y exterminar la protesta. Protesta que resultará de todo inocua o estéril,  sino se entiende que el verdadero enemigo del campesino es el modelo neoliberal.

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>