Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Lun, Ago 13th, 2012

El alcalde Petro en clave de política


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

 

Por Deidamia García

Variadas y de diverso orden, han sido las manifestaciones en torno a la propuesta del Alcalde Gustavo Petro, sobre la creación de los Centros de Consumo Regulado y Atención Médica para personas adictas a las drogas.

Los cuestionamientos pasan por catalogar la propuesta como ligera, ilegal, con poco sustento en cifras, tanto para el análisis de la situación actual como para la sostenibilidad de la iniciativa que se propone e incluso, argumentos de orden conservador y hasta moralistas, ubicando la propuesta como alentadora de un declive social, vale la pena decir, que esta postura es común para algunos personajes de la vida nacional, siempre que se trate de temas relacionados con la igualdad y la garantía de derechos.

El Alcalde mientras tanto y parece ser un sello en su forma de gobernar, le sale al paso a las critícas, explicando  en que consisten los centros y mostrando estudios que evidencian la relación entre delitos que se suceden en la ciudad y la distribución, el porte y el consumo de drogas, así por ejemplo, se ha dicho por parte del Centro de Estudios y Análisis de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Distrito -CEACS-, que el 15% de los homicidios ocurridos en Bogotá en el año 2011 estuvieron relacionados con estupefacientes y que el  65.6 % de estos se cometió con arma de fuego, dato que refuerza a la vez, la política de desarme en la Capital de la República.

La propuesta que se anuncia, pero que ya tiene cara de decisión, seguramente debe tener consigo todo el sustento político y técnico, sin embargo, una constante de la administración hasta el momento, está en que los equipos de diseño e implementación no van al mismo ritmo de las iniciativas del Alcalde Petro. De esta manera, nos estamos acostumbrando a que los cuestionamientos sobre las cifras y estudios, se resuelven presentando algunos datos, una vez se ha generado la polémica, como si esto fuera parte de un ejercicio pedagógico intencionado y orientado a centrar la atención y comprometer diversos actores en la discusión, sin embargo, no pasa lo mismo a la hora de ver la propuesta en lo concreto lo que puede hacer difícil su comprensión pública e incluso generar contradicciones en las propias presentaciones del señor Alcalde.

Intentemos hacer un A B C  de lo expresado por el Alcalde.

En primer lugar, ubica el tema de la drogadicción como un problema de Salud pública que compromete al Estado en su conjunto en la garantía del derecho a la Salud y por ende en la responsabilidad de generar servicios integrales creados en función de las necesidades reales y particulares de los ciudadanos y ciudadanas.

En segundo lugar, coloca a los consumidores como seres humanos, víctimas que han de identificarse y reconocerse como adictos en el centro de la apuesta política.  La  relación es con personas, sujetos de derechos y de la atención del Estado y a la vez participes de su propio proceso de cambio  y rehabilitación.

En tercer lugar, explica el propio Alcalde Petro que los Centros, ya en el plano de su función particular, corresponden a una estrategia para el manejo  y  disminución del consumo problemático.

Puestas así las cosas  habría algunas cosas por decir:

La iniciativa debe desarrollarse, para lo cuál es necesario concretarla en varios sentidos. El año anterior se adopto a través del decreto 691 de 2011, después de un proceso amplio de debate y participación, La Política Pública de Prevención y Atención del Consumo y la Prevención de la Vinculación a la Oferta de Sustancias Psicoactivas en Bogotá, D.C.;  decreto que responde a una o varias iniciativas y acuerdos del Concejo de Bogotá y que seguramente será modificado o ajustado según el criterio de la administración, ojalá esto no sea tarea de todo el periodo de gobierno -como lo fue del anterior- porque ahora el reto es frente a la implementación de la política.

Como parece decirlo el Alcalde, los centros son solo una estrategia dentro de lo que debe ser una política pública, sus equipos técnicos y  estratégicos deben mostrar en que consisten el conjunto de acciones de implementación de la política pública y dentro de ésta,  decir con claridad qué son los centros como servicio de salud integral, qué lugar ocupan en la implementación de la política y los recursos a invertir en su puesta en marcha. A mi modo de ver, existe una contradicción en las presentaciones de la propuesta por parte del Alcalde Petro, al afirmar que la estrategia no tiene que ver con la prevención y el consumo en tanto se centra en los daños y a la vez fijar como básicos para su desarrollo, la política de prevención a través de la atención de los médicos en las propias viviendas de los ciudadanos y  al explicar que los centros servirán para romper la relación entre  juventud  e inseguridad.

Es común observar que la política social se quede en la atención de los daños y en las consecuencias de los mismos y no resuelva en la práctica lo que es determinante en la garantía de derechos y el desarrollo humano; la relación entre pobreza, exclusión, discriminación, inequidad, falta de oportunidades para jóvenes entre otros factores. A la larga, sí tiene que ver con la prevención y el consumo, no en el servicio propiamente de los centros, pero sí en la política integral y en su relación con otras políticas públicas. Lo importante será que la política no se reduzca  a un servicio que como tal será limitado frente a la gama de necesidades y derechos de los ciudadanos, pero tampoco que la política este vacía de realizaciones e impactos.

De hecho, la meta de mayor relevancia  en el tema contemplada en el plan de desarrollo tiene que ver con la disminución del uso de alcohol, tabaco y sustancias psicoactivas ilícitas en población menor de 25 años. Conviene mirar con detenimiento las metas de los proyectos de inversión (forma real y concreta de operar en la administración pública) que adelantarán las entidades responsables de este tema, que en su mayoría mantienen la inercia y el centro en el desarrollo de procesos de información y sensibilización a los que se les dedica una importante suma de recursos sin que se validen sus efectos y su conexión con los temas estructurales que se han planteado.

Finalmente, el Alcalde Petro, no esta hablando de zonas de tolerancia para el porte o consumo de las drogas como ya quedo claro, pero al parecer sí habla de una estrategia con arraigo territorial que bien puede estar en la línea del fortalecimiento de los territorios saludables de los que también dice el plan. Sin embargo, lo que se conoce hasta el momento como materialización de lo dicho, es el diseño y estructura de los Centros de Atención Móvil en Drogadicción. La claridad en este punto  es estructural a la hora no solo de ubicar nuevos equipamientos públicos y servicios sino de lograr la comprensión y participación ciudadana y sobre todo la acción coordinada de las entidades públicas como elemento estructural para hacer realidad – como deseamos – lo anunciado.

Fotografía tomada de la web Bogotá tiene derechos, alcaldía de Bogotá

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>