Publicado el: Jue, Jul 18th, 2013

Despierte General


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Mario Serrato avatar--2013 copiaPor Mario Serrato

Los Estados Unidos son un imperio raro: por una parte promueven los derechos humanos y la democracia por todo el mundo y por la otra apelan a la tortura para sacarle información a sus enemigos. En sus universidades las más diversas y asombrosas investigaciones científicas tienen desarrollo, pero en su frontera un muro de metal, totalmente medieval, es el mecanismo para evitar el acceso a su territorio.
En su himno nacional y su noble constitución se habla de la verdad, la confianza y la libertad, pero en sus laberintos militares se escuchan las comunicaciones íntimas de todos los habitantes del planeta.
En sus estrategias de seguridad inventan los más sofisticados mecanismos de control y ataque, pero las narices de millones de sus habitantes siguen consumiendo la cocaína que ingresa del otro lado del muro.
En sus relaciones con los demás imponen sus criterios, pero cuando alguna otra nación hace lo propio, solo la respetan si tiene tantas armas como ellos.
Resulta ser una paradoja que la tierra de Walt Whitman y de Joyce sea la misma que vio nacer a George W. Bush, también lo es que esa gran nación haya conquistado la Luna y pronto Marte, al tiempo que lleva a miles de sus hombres al sacrifico casi suicida de la guerra, para proteger y alimentar  los intereses de dos o tres compañías petroleras.
También es paradójico que los Estados Unidos hablen de la paz en todos los países y tengan en la actualidad tantos frentes de guerra como la Roma de Cesar Augusto.
Consideremos también que atacan el lavado de activos en el mundo, pero ninguno de sus bancos se encuentra en tela de juicio, cuando en sus alcancías de muerte se depositan los dineros de los traficantes de armas, drogas y las fortunas de personajes como los Duvalier, Somoza, Stroessner y Aquino.
La gran nación que concibieron Washington, Jefferson, Franklin y Adams con su inconmensurable sueño de libertad, quedó en manos de los Bush, Rumsfield, Rice y Reagan.
General Washington, despierte, se han vuelto locos.

 

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. luis fernando duque yepes dice:

    En todos los países se dan las paradojas y las contradicciones, más en una nación tan grande. A propósito, Joyce, nació en Irlanda.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>