Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Jue, Jul 3rd, 2014

Del fútbol y otras perspectivas

Comparte
Tags

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

unicorPor Unicor/ 

“El fútbol no acaba la realidad del país, éste nos regala, como ahora, en medio de las dificultades que exigen nuestro aporte para su superación, un coctel de alegría.”

En Colombia con el fútbol se ha vivido más de sueños que de realidades, las conquistas concretas han sido pocas, sin embargo, la falta de madurez y responsabilidad en el manejo de triunfos y fracasos, por parte de quienes explotan, aman, sufren y viven el fútbol, así como sus nefastas consecuencias para la vida y la integridad de las personas, si son una realidad.

Podríamos demostrar estas afirmaciones poniendo como ejemplos paradigmáticos:

La selección en toda su larga participación en eventos de orden internacional, la historia dice que desde 1938 lo viene haciendo, aparte de algunas participaciones mundialistas, tiene: 1 Copa América del año 2001 la que se disputo en Colombia, y donde se le gano a México por 1 a 0, no más.  Además, por equipos, tiene 2 copas Libertadores de América: En 1989 con Atlético Nacional que le gano la final a Olimpia de Paraguay y en 2004 con el Once Caldas que le gano la final al Boca de Argentina.  Sin embargo, lo que si tiene el país es muchos eventos lamentables relacionados con el futbol, solo basta recordar el asesinato hace 20 años del Defensa de la Selección Andrés Escobar, y las absurdas y repetidas muertes y agresiones de hinchas de los principales equipos del país. En la actual Copa Mundo Brasil 2014 se está realizando por parte de una selección nacional, la actuación más sobresaliente, no obstante, los muertos, los lesionados, las riñas, los daños a los bienes, la inseguridad, la intranquilidad, los desafueros, que por estos días se ven, nos hacen recordar, que en lo que tiene que ver con las celebraciones, tenemos mucho por aprender.

Aun así este artículo no trata de culpar al fútbol de lo que sucede, menos, de desconocer factores estructurales de violencia e intolerancia social, (los que deben ser mitigados, más que con acciones de policía, con esfuerzos planificados y de largo aliento), relacionados con los altos niveles de exclusión, la falta de oportunidades y de formación de algunos de los hinchas; quienes justifican en la celebración o en la tristeza por determinado resultado, atentar contra valores superiores relacionados con el respeto por la vida, la integridad y los bienes de las personas.       

En este momento resulta pertinente apuntar a una de las causas de dichos eventos negativos, la que puede estar conectada con la forma como los medios masivos de comunicación inflan y desbordan lo que sucede con el balón pie y sus figuras. Ayer era la hecatombe porque Falcao no iría al Mundial por su lesión, hoy Falcao para los medios ya no existe, y lo que sucede con él y su recuperación, parece no importarle a nadie, ya tenemos a James, el 10, “el mejor del mundial, por encima de Neymar y Messi”, “el crack, el súper James”, entre otros apelativos, ¿y qué pasa si al queridísimo y talentoso James Rodríguez no le va bien contra Brasil?, ¿Qué reacción se justifica contra él?, pues la única reacción debe ser de agradecimiento y admiración, además son 11 grandes deportistas, probados todos, comprometidos todos, merecedores de la gloria por lo hasta ahora alcanzado. Estos jóvenes y extraordinarios profesionales nos han demostrado con hechos, que la selección colombiana de fútbol ha avanzado en todos sus aspectos, atrás han quedado los desmanes personales, los escándalos, los individualismos, los equivocados usos de la fama, lo que estamos viendo hoy en la cancha, es un equipo, una mentalidad ganadora, un orden, una estrategia, una disciplina, ¿y de qué forma viene respondiendo a esta gran evolución la hinchada que dice apoyarlos?

Falcao y James, más que futbolistas son personas, no son infalibles, hacen lo mejor que pueden, a veces aciertan y a veces no, pero en las buenas y en las malas deben ser respetados, la euforia motivada en gran parte por los medios y el comercio que puede desatar excesos, no debe ser la única guía de nuestra relación con ellos, menos, la característica de nuestras relaciones sociales. Por encima de fútbol y sus efímeros resultados, la vida sigue, dura como es, requiere buscar con equilibrio, mayores motivos de orgullo y felicidad, por ejemplo, sería un gran logro colectivo si se aprendiera a celebrar los triunfos y a tolerar fracasos.

Eso sería importante, buscar algo de equilibrio en la efusividad de la alegría, o en el abatimiento de la tristeza, el fútbol no debe opacar nuestros derechos y obligaciones, es solo un deporte, quienes en él participan no son dioses, ni en el momento más sublime se debe perder el sentido de la realidad, de la responsabilidad. 

El fútbol no acaba la realidad del país, éste nos regala, como ahora, en medio de las dificultades que exigen nuestro aporte para su superación, un coctel de alegría.

Claro que Colombia debe estar de fiesta, que el tricolor debe ondear por todas partes, pero, ello solo, no te hace colombiano, tampoco agredir a otros en una falsa celebración mundialista. Los excesos no le sirven al fútbol, ni el excesivo protagonismo, ni la excesiva celebración, se exige mesura, mesura para rodear al equipo, para lograr resultados, ¡y claro!, para ganarle el próximo viernes a Brasil, y por qué no, pensar en la gran final.  

 

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. […] que disputará a mediados del mes de noviembre, donde tendrá como rivales a los conjuntos de la Universidad de Córdoba, Universidad Cooperativa y Universidad Pontíficia […]

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>