Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Mie, Ago 1st, 2012

De Nuevo Las Cárceles


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Por Heyder Alfonso Camelo

La grave emergencia de las cárceles del país no es un hecho nuevo. De manera lamentable, las situaciones denunciadas por los medios de comunicación en los últimos días son una realidad estructural que por décadas ha afectado a las personas privadas de la libertad. Estos hechos responden a una actitud indolente por parte de las instituciones estatales que se enmarcan en una lógica global de capital. Además, los medios de comunicación hacen referencias coyunturales, más brilla por su ausencia una seguimiento constante que permita veedurías que en algo mitiguen el sufrimiento de aquellos quienes están recluidos.

Una vez más emerge al escenario público la preocupante situación de las cárceles en el país. De hecho vuelve al debate luego de una denuncia de la posible emergencia sanitaria por los síntomas de paperas y varicela que presentaron algunos internos en una de las principales cárceles del país, La Modelo, ubicada en Bogotá. Situación que llevó a que distintos medios de comunicación mostrarán un interés inusitado, tal vez motivado por su ocurrencia en la capital del país, pues muy poco se sabe a ciencia cierta de las preocupantes y degradantes condiciones de los internos en otras cárceles que valdría la pena indagar con miras a obtener un panorama global de la realidad del sistema penitenciario.

Esta coyuntura permite reconocer dos elementos: la reiteración de un viejo debate y la asunción de un Estado penal. En cuanto al debate, se debe recordar que ya en dos oportunidades la Honorable Corte Constitucional ha declarado el estado de cosas inconstitucional (Sentencia T -153 de 1998 y Sentencia T -606 de 1998), pues las condiciones en las cuales los internos cumplen sus condenas van en flagrante contravía de la dignidad humana. El hacinamiento, las deficiencias en los servicios públicos y el imperio de la violencia, son factores que impiden la garantía de derechos de aquellos que se encuentran recluidos.  Además de esto, la Corte llama la atención a la deficiencia en los servicios de salud, asistencia médica y suministros de medicamentos, pues es a través de la prestación de estos servicios que las personas pueden conservar, a pesar de la suspensión legal de algunos de sus derechos, aquello que los constituye como seres humanos.  ¿Más de una década después de proferidas las mencionadas sentencias, algo de esto suena familiar? ¿Resulta en un triste e inhumano deja vu institucional? ¿Más que una coyuntura, nos encontramos ante condiciones estructurales violentas?

Entre los llamados de atención que realiza la Corte Constitucional y que hoy de nuevo ve la luz, está el grave hacinamiento en las cárceles colombianas. Algunos medios de comunicación han señalado que en la cárcel Nacional Modelo se encuentran recluidos más de 7.000 personas privadas de la libertad, que incluso deben realizar turnos en las noches para poder conciliar el sueño y que desde las 4:00 am se inician las interminables filas para lograr acceder a las duchas. Esta situación no sólo refleja la permanencia de un estado de cosas inconstitucional, sino que como lo señala Loïc Wacquant, este rasgo, junto a otros, es característico del ascenso de un Estado penal que castiga a los pobres. Wacquant de manera brillante caracteriza el aumento en el papel protagónico de la cárcel como instrumento para apartar de la sociedad, tanto física como moralmente, aquellos que conforman la categoría de indeseables. Luego esta separación es funcional en la medida que las cárceles sigan siendo receptoras de personas; de ahí que el hacinamiento responda más a una suerte de “acumulación”  que de rehabilitación.  El objetivo de rehabilitar a las personas privadas de la libertad ha quedado de lado, y esto es evidente en la crisis carcelaria colombiana, pues como lo han denunciado los mismos internos, con unos índices de sobrepoblación desbordados ¿qué expectativas de rehabilitación y redención de penas tienen las personas en las cárceles del país? Esta evidente desatención institucional responde a lógicas estructurales de exclusión, de comprensión del “otro” como sujeto de derechos y de proyecto de país. El ostracismo al cual se ha relegado aquellos “impuros”, los no deseados de nuestra sociedad por las faltas que han cometido, denota nuestra cada vez más profunda inserción a una lógica no sólo neoliberal (postulado que se desarrollará en otro espacio), sino de des-humanización del individuo, que asume que los derechos son para las “personas de bien”.

Enhorabuena la Procuraduría realizó una visita al centro de reclusión para verificar las denuncias realizadas, y los medios de comunicación han fungido como cajas de resonancia a través de entrevistas e imágenes para dar un pequeño vistazo a una realidad que muchos desconocen o prefieren no conocer. Aunque sería deseable que no por situaciones coyunturales se realicen acciones tendientes a salvaguardar los derechos y las condiciones de existencia de las personas privadas de la libertad, como el anuncio del traslado de 800 hombres, 400 de ellos a la cárcel Distrital;  pues sin un replanteamiento estructural de la política carcelaria del país, por medio de estos traslados se conseguirá reubicar o por lo menos regular el hacinamiento en las cárceles.  Recordemos que esta difícil situación no sólo  exhorta acciones políticas de las instituciones del Estado, sino que nos cuestiona como sociedad y los valores sobre los cuales la hemos estructurado. Bien cabe recordar la muy conocida cita de Dostoievski: “Si quieres conocer una sociedad, visita sus cárceles”

 

Displaying 2 Comments
Have Your Say
  1. Marleny Mas dice:

    Son tantos los problemas que nos aquejan en nuestra sociedad, situados en diferentes escalas, que algunos pasan a un segundo plano; pero, temas como: “De Nuevo Las Cárceles” por Heyder Alfonso Camelo, nos recuerdan la problemática humana de nuestra patria Colombia.
    Bravo! por estas publicaciones.

  2. aries dice:

    hola, esa frase no es de Ivo Andric, del texto, el lugar maldito???????, pura cusiosidad

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>