Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Sab, Jul 7th, 2012

CONMOCIÓN Y GOLPE DE DEMOCRACIA


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Por: Héctor Pineda S. *

Por cuenta de la total permisividad del renunciado  Ministro de la Justicia y del Derecho y de las manos peludas de los congresistas,  el país está metido en tremendo “trepa que sube”  y total conmoción. La llamada reforma de la justicia terminó siendo un texto lleno de trampas para favorecer a algunos congresistas investigados y condenados por el fenómeno de la parapolítica y, de igual manera, dejar sin efectos varias de las investigaciones de altos funcionarios del Estado acusados de corrupción, entre los efectos perversos del Acto Legislativo de marras.

La enmienda constitucional, sobre la cual se advirtió sobre su inconveniencia, el texto definitivo que se cocinó a puerta cerrada, nadie ha dudado en señalarlo con los más duros calificativos, motivados por lo escandaloso de su alcance. “Aberración jurídica”, dicen unos; “reforma para la impunidad”, afirman otros; “empalada la Constitución”, me atreví a titular en reciente escrito y hasta el rechazo del gobierno nacional quien, la semana que culminó, la metió en congelador mediante una sui generis figura de impugnación de la reforma constitucional.

Así pues, arranca la semana en medio de un debate jurídico político y circunstancias complejas por cuanto que no se conoce, con certeza, cuál es el camino más idóneo para detener la aplicación, o la entrada en vigencia, o derogación de la reforma, de acuerdo con la interpretación que se tenga con respecto a la vigencia de la misma que, repito, se califica de “engendro”.

Veamos: si se comparte la mirada del gobierno nacional, la enmienda constitucional no estaría vigente porque no ha surtido el trámite de publicación. Entonces, como lo han expresado funcionarios gubernamentales, sería suficiente la aceptación de las razones de la objeción gubernamental y la convocatoria a sesiones extraordinarias del Congreso y, allí,  enmendar la plana. Ahogarla en su totalidad. Hay quienes dicen que el Ejecutivo no posee la potestad para “objetar” un Acto Legislativo aprobado por el Congreso, en su calidad de constituyente delegado. Entonces el texto, vigente según esta opinión, debe surtir el respectivo control constitucional, en sus aspectos exclusivos de forma,  en el trámite de la reforma.

Otros sectores políticos y de opinión, a diferencia del gobierno,  promueven otras salidas que, sin duda, llevan implícito el reconocimiento de la vigencia del esperpento aprobado por el Congreso. Tumbar la reforma mediante la convocatoria de un referendo, en los términos de lo establecido en el Artículo 377 de la Constitución, proponen sectores que han iniciado el proceso de recolección de firmas. También, lo han dicho, revocar el Congreso Hay quienes, echando mano del “leguleyismo nacional”, afirman que dicha iniciativa no sería procedente porque se estaría pretendiendo tumbar algo inexistente, una reforma que no ha sido promulgada.

Para ponerle más embrollo al asunto, como lo insisten desde hace rato, el llamado “uribismo” anuncia la conformación del grupo promotor y recolección de firmas para la convocatoria de una “Asamblea Constituyente de Reforma a la justicia”. Ver para creer: ellos, enredados varios en la criminalidad del paramilitarismo y la parapolítica, sin pudor,  violan y “empalan” la Constitución de 1991 y, con desfachatez, ahora convocan a una Constituyente. Cuanto cinismo, por decir lo menos.

Pero está claro que crimen y política no pueden prosperar. Sin más bobadas se debe encontrar mecanismos para evitar la extensión de la catástrofe institucional. Tiene pertinencia, entonces,  que el gobierno se amarre el cinturón y recurra a la excepcionalidad e impedir la excarcelación de los implicados y la caída de los procesos de parapolítica y de corrupción. El pueblo, sin permiso, debe propinar un golpe de democracia.

Alargue: Erradicar las otras mafias de las Centrales y plazas de mercado  necesita del vigor de la autoridad, antes que sea demasiado tarde.

 

*Constituyente de 1991 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>