Publicado el: Lun, Ago 5th, 2013

Con la Venta de ISAGEN el Estado Colombiano se desvanece en el aire


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

victoria rojoPor Victoria Rojo

“Recordemos que la mayor fuente de energía para ISAGEN es el agua, elemento  que determina la relación territorial de los seres humanos, en especial de las comunidades que conviven en nuestro Estado Pluricultural de derecho”

Que el gobierno de Santos decida vender las acciones de ISAGEN, la empresa más rentable y con proyección en el sector público, no es una sorpresa, tenemos claro que este régimen político representa los intereses del neoliberalismo económico con todo lo que eso conlleva.  La reducción o desaparición del Estado en escenarios trascendentales como el sector energético representa poder territorial y control  social para los grupos económicos que concentran la riqueza y prolongan la pobreza en el país.

El presidente Santos se equivoca si piensa que la sociedad colombiana es tan ingenua para legitimar perder el control del suministro de energía en Colombia, a cambio nos está ofreciendo  unas cuantas carreteras -dobles calzadas, que seguramente tendrán el destino de algún grupo empresarial con características de los Nule, claro que con más experiencia y discreción.

La venta de ISAGEN es una perdida y la que pierde es la nación colombiana, esta generación y las futuras; el gobierno Santos está vendiendo la herencia del pueblo colombiano, nuestros nietos no tendrán recuerdos de lo que es la soberanía popular y los futuros dirigentes así estén bien educados y tengan principios y compromisos con el bienestar ciudadano no podrán disponer de nada porque ya los actuales próceres y Santos  están vendiendo todo.

Se está vendiendo la proyección energética del país, se están vendiendo las centrales hidroeléctricas que  proveen  de energía a la industria y a la ciudadanía colombiana. Solo para este año se están ejecutando 17 proyectos que le permitirán al país disponer para el año 2018 de 3.961 megavatios de fluido eléctrico, adicionales a los 14.424 megavatios que tiene el sistema interconectado nacional. En ISAGEN la empresa de la que se quieren deshacer en este régimen político,  se  ha invertido para el 2013 diez mil millones de dólares, esto ha  proyectado la ampliación en la capacidad de producir energía llegando a un nivel de exportación.

Recordemos que la mayor fuente de energía para ISAGEN es el agua, elemento  que determina la relación territorial de los seres humanos, en especial de las comunidades que conviven en nuestro Estado Pluricultural de derecho. Es importante identificar que lo que se está vendiendo  es poder territorial, paradoja y contradicción de lo que alguna vez se decidió para Colombia en la Constitución de 1991, que apuntaba al fortalecimiento del Estado, la integración del territorio nacional.

Este proyecto de nación parece ser una idea frustrada, porque quienes han tenido la posibilidad de materializar el proyecto jamás lo han concebido como alternativa. Ellos, la clase política y sus regímenes no están del lado de la democracia a favor del pueblo, Santos y sus antecesores están del lado del sector empresarial y de los grandes excedentes financieros, únicos beneficiarios de la venta de ISAGEN.

Políticamente el Estado Colombiano pierde, porque las zonas estratégicas de incidencia de ISAGEN, son zonas rurales ubicadas en sectores que demandan la presencia estatal, entonces por qué perder esta posibilidad de incidir positivamente en las dinámicas regionales, por qué perder esa capacidad de interlocutar directamente con la comunidad en dinámicas económicas. No será que al gobierno y sus aliados, no les gusta la idea de tener compromisos con estas comunidades y le queda más fácil vender las responsabilidades, y, con un discurso neoliberal a ultranza pretender legitimar modos de proceder violentos como los de la represa de Urra por ejemplo.

Este es un llamado de atención al gobierno Santos, la sociedad civil no es ingenua, sabe  para dónde va el agua y que molino la quiere. Y  nos resistimos y nos oponemos a la venta de ISAGEN, a la pérdida del territorio, a la imposibilidad de autogobernarnos y administrar nuestros recursos, defendemos los principios constitucionales por encima de cualquier régimen político, y consideramos  a todas luces que esta negociación es ilegítima por atentar contra los intereses de la nación colombiana.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>