Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Sab, May 18th, 2013

CÍRCULO “EXCREMENTAL”


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Tico PinedaPor: Héctor Pineda S.

“Sólo una imaginación retorcida y cochina puede atreverse embadurnar de excrementos (el círculo de la mierda) una humana opción sexual. ¿Qué recuerdos de infancia violentada, de adolescencia sodomizada o adultez  enfermiza revuelcan el inconsciente del Senador?”.

Las imágenes del infierno, tan arraigadas en el imaginario de nuestra cultura religiosa, en la infancia llegaron adheridas con las cantaletas que intentaban enderezar rebeldías tempranas y calores hormonales aplicando, sin tregua,  la didáctica del miedo a lugares de suplicios incandescentes en donde se debía, para toda la eternidad, expiar culpas y pecados. Luego, en edades más adultas, pero igual llena de ímpetus de rebeldías, siguieron los mismos miedos elevados al pedestal de la letra de la literatura universal y en el conocimiento de los inframundos descritos en los mitos de las culturas de nuestros ancestros que habitaron el planeta antes de cualquier vestigio de civilización.

Finalmente, por lo menos en mi caso, nos siguieron persiguiendo los mitos infernales, a veces, en apariciones místicas,  y, por supuesto,  tuvimos la oportunidad, más terrenal, de apreciarlos en las cintas de celuloides que criticaban a las aristocracias fascistas, dadas a perorar sobre razas superiores y preservación de valores morales de la familia, exponiendo todas sus excresencias en bacanales con adolescentes sodomizados por arzobispos y elites de poder, en un círculo que, al igual que el de los círculos del infierno de la literatura, se denominó “el círculo de la mierda”: Fellini, el surrealismo en el cine.

La anterior recordación, ni más allá ni más acá, se me vienen a la memoria por cuanto que la agenda política que ha estado en la cresta de la opinión en los dos últimos años recientes pasados, junto con sus protagonistas, a decir verdad, ha desamarrado en algunos colombianos y colombianas, varios de ellos “dedi parados”, las más bajas pasiones y pensamientos que han servido para titular las noticias de los diarios e informes de revistas.

Para refrescar un poco, cuando desde las tierras exteriores trascendió la noticia según la cual se proclamaba con solemnidad el estruendoso fracaso de las políticas planetarias de lucha contra las drogas y de tratar a los consumidores como enfermos, coincidentes con la decisión del alcalde bogotano de “menos represión y cárcel” y más atención médica y prevención, desde varias voces afectas a decir que el holocausto del pasado es una exageración histórica, se escuchó vociferar que era un asunto de “habérsela fumado verde de porro en porro”. Frasecita intentando ridiculizar lo que es una opción humana, de salud pública, de tratamiento al drogadicto y de solución definitiva a la producción y comercialización de las llamadas drogas ilícitas. Se escriben estas líneas y se anuncia informes en la dirección a los que, hace meses atrás, se constituyó piedra de escándalo y burla contra el alcalde Petro. ¿Se burlaran los del círculo infernal de las opiniones académicas y médicas que se anuncian?

Pero para quienes creíamos que las palabras de ramplonerías eran de uso exclusivo del  hablar coloquial, más tarde, cuando aún se comentaba sobre la falta de rigor para referirse al tema de salud pública de la drogadicción, se recibe la frasecita del “honorable padre de la patria” calificando de “excrementales” la opción sexual de parejas del mismo sexo. Sólo una imaginación retorcida y cochina puede atreverse embadurnar de excrementos (el círculo de la mierda) una humana opción sexual. ¿Qué recuerdos de infancia violentada, de adolescencia sodomizada o adultez  enfermiza revuelcan el inconsciente del Senador?

La tapa: se intenta ordenar en el territorio la actividad de la prostitución, tan antigua como el relato de Jesús masajeado con aceites perfumados por María Magdalena, el “apóstol” amado, escribe una escandalizada señora, para reclamar a Petro, calificando de mal ejemplo para la niñez, “pasearse en centros comerciales de prostitución con niños”. Me imaginé a la señora, en cualquier círculo infernal, intentando aprender los movimientos agraciados del baile en una barra metálica, para despertar la dormida serpiente del relato bíblico.

@ticopineda

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>