Publicado el: Mar, Ago 21st, 2012

CAMPO VERDE: ¿Un pretexto para confrontar la gobernabilidad en Bogotá?


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Foto tomada de página de la Secretaría del habitat de Bogotá

El debate reciente sobre la vivienda de interés prioritario en la capital, ha puesto al descubierto una serie de problemáticas, pero también de intereses, sobre los cuales vale la pena recabar. Primero, la ciudad ya copó sus espacios para la expansión urbanística, en lo que a la periferia se refiere. Dos, los terrenos existentes, en su gran mayoría, o están en manos de los constructores privados, o son terrenos ubicados en zonas de alto riesgo. Tres, este es un debate que conjuga las carencias de tierra, con el interes de desarrollar programas integrales que combatan la segregación. Y cuatro, este es un debate mediático, donde priman los intereses políticos por legitimar o deslegitimar el ejercicio de la gobernabilidad en el Distrito, hasta intereses electorales de mediano y largo plazo.

Frente al primer tema, es un hecho que la ciudad agotó todas sus fronteras de crecimiento. Hacia el oriente las últimas administraciones confrontaron duramente a los constructores que querían remontarse al mismísimo Monserrate, teniendo que enfrentar duras batallas que no siempre involucraron a los estratos altos. Hacia el sur se encuentra el Páramo del Sumapaz y talvez la única despensa agrícola de la ciudad. Hacia el occidente está el aeropuerto, el Río Bogotá y una gran frontera de humedales, muchos de ellos en peligro de fenecer por la acción de los constructores piratas; y hacia el norte, una amplia zona de reserva, dejando a la ciudad prácticamente con muy pocos enclaves verdes (casi nunca verdes por cierto) y con una imposibilidad absoluta para crecer hacia la periferia. En estas circunstancias, Bogotá solo puede crecer hacia arriba, desarrollando proyectos de expansion en zonas ya construidas y que pueden ser objeto o de renovación urbana o de ampliación urbanística. Lo real, es que Bogotá no tiene ninguna capacidad de crecer hacia la periferia, a no ser aplicando la entelequia de crecer en los municipios vecinos, consolidandolos de paso como ciudades dormitorios.

Dos, es una verdad de perogrullo que muchos de los terrenos aptos para construir en el Distrito se encuentran en manos de constructores privados, por lo cual no vamos a ahondar en este terreno. Lo otro, desde hace varios años la ciudad cuenta con espacios de validación técnica de datos generados por diferentes entidades, que han tenido como objeto establecer políticas de desarrollo consecuentes con la expansión de la ciudad, buscando corregir el desarrollo desordenado que en algún momento vivió la capital y hoy se traduce en situaciones de habitabilidad de zonas de riesgo, especialmente por la ocurrencia de fenómenos naturales, tales como deslizamientos e inundaciones.

Si bien es cierto que una población considerable habita en zonas de ladera y en algunos lugares susceptibles de inundaciones y encharcamientos, también lo es que la ciudad ha efectuado inversiones importantes para el control de estas condiciones amenazantes. Por supuesto que este no es el estado ideal en cuanto a condiciones de seguridad se refiere para quienes habitan estos sectores, pero esto ha contribuido a solucionar una problemática del Distrito en cuanto a vivienda se refiere, que hoy podría ser mucho mayor.

Con relación a la polémica presentada frente al predio CAMPO VERDE, en la Localidad de Bosa, como espacio para el desarrollo de los proyectos urbanísticos enmarcados en las propuestas del gobierno nacional, los estudios de esta zona como espacio habitable datan de años atrás y cada una de las entidades que tienen algún grado de injerencia analizó y estudió las posibilidades de desarrollo y construcción en esta zona de la capital encontrando una viabilidad adecuada y ajustada a una serie de acciones que como bien lo ha mencionado la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, conllevan a una condición de seguridad relativa frente a la amenaza de inundación a la que se ve expuesta el área establecida para el desarrollo urbanístico.

En su momento la EAAB manifestó el grado de intervención y condiciones de seguridad para las obras de control de inundaciones y su garantía de desarrollo bajo los parámetros técnicos óptimos luego de los análisis hidrológicos y funcionales de las diferentes estructuras de control a lo largo del río Tunjuelo, las cuales sin lugar a dudas deben ser valoradas en cuanto a sus condiciones actuales de funcionalidad enmarcándose en todo caso en la responsabilidad particular de la EAAB como administradora de los cuerpos de agua en el distrito capital.

A sabiendas de estas condiciones y en atención a la necesidad sentida de una vivienda digna, adecuada y segura a la que todos tenemos derecho a disfrutar, el o los proyectos urbanísticos deben contemplar el desarrollo de actividades necesarias para la reducción del riesgo como bien lo describió el FOPAE en su momento para la zona de CAMPO VERDE…” la amenaza de inundación por desbordamiento sólo puede reducirse y de ninguna forma eliminarse.  Es indispensable que la población asentada en las zonas que están protegidas por jarillones sean conscientes del riesgo que esto implica y que se enteren y participen de medidas no estructurales que permitan un manejo adecuado del riesgo de inundación en estas zonas.”, además ….” Dada la morfología del terreno que cubre el polígono del Plan Parcial “CAMPOVERDE”, es indispensable realizar un diseño de drenajes que garantice que no se presenten anegamientos en el polígono y estudios geotécnicos que permitan definir el tipo de cimentación más conveniente para hacer habitable las zonas urbanizables y evitar problemas con el nivel freático presente en el sector. Se debe garantizar la estabilidad del proyecto teniendo en cuenta que en este sector probablemente los suelos están saturados.”

Los riesgos de inundación por desbordamiento de los ríos Bogotá y Tunjuelo en la Localidad de Bosa, de manera particular en el espacio geográfico del “Proyecto CAMPO VERDE”, señala un exfuncionario de FOPAE, van de medio a alto y seguramente las intervenciones referidas a las obras de ingeniería de control de inundaciones y manejo de aguas conjugadas con una verdadera voluntad política progresista de ciudad llevarían a reducir la vulnerabilidad de muchas familias que hoy por hoy exponen su vida y sus pertenencias en aquellos sitios donde se encuentran habitando. Pero el concepto mismo, debería ser suficiente para liquidar el debate, pues para un buen entendedor esto equivaldría a decir que “podría salir mas caro el caldo que los huevos”, de mantenerse la idea de construir  en estos terrenos, sin realizar en ellos grandes inversiones.

Tres, la capital, mas temprano que tarde tiene que afrontar de manera decidida el problema de la carencia de tierra y entender que su única posibilidad de crecimiento es su densificación generando construcciones con altura. Según datos difundidos por la administración distrital, “el llamado Centro Ampliado contempla un área de 11.406 hectáreas que se extienden aproximadamente desde parte del trazado de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) hasta la Circunvalar y desde la calle 1ª hasta la calle 80,… enfatizando que “el centro de Bogotá ha sido objeto de cambios drásticos en el tiempo que no sólo han afectado su fisonomía, sino también sus dinámicas, desarrollo y carácter. Muchas zonas se han deteriorado tanto urbana como social y económicamente y requieren de acciones comprensivas e integradas que entreguen una solución duradera para sus condiciones económicas, físicas, sociales y ambientales”.

Es por esto que se ha introducido al debate el concepto de revitalización, como la “transformación tanto física como ambiental de las zonas que han perdido sus características iniciales, en conjunto con la permanencia de los residentes originales y la integración de nuevos habitantes hasta ahora conminados a las periferias. Es un llamado a que los hogares de más bajos ingresos, ejerzan su derecho a la ciudad ya construida y superen su condición de informalidad y exclusión”.

Esta que es una buena idea, con unos propósitos irrebatibles, tiene su punto de quiebre al profundizar un poco sobre las implicaciones y sobre el cómo materializar un proyecto de esta envergadura que tienen como destinatarios familias de escasos recursos, con poca o nula capacidad de pago, ya no pensando en los costos mismo de la vivienda -aunque ese también pareciara ser un problema-, sino en la capacidad para pagar los costos de “integrarse” al resto de la sociedad, abandonando los guetos  de la periferia en una apuesta por combatir la segregación, sin resolver el problema del ingreso y de la pobreza.

Cuatro, Si este fuera solo un problema técnico o de viabilidades jurídicas, el debate sería mas sencillo. Uno podría decir, al igual que en los temas de agenda sacados al debate por el alcalde Petro, que a los mismos les asiste la razonabilidad y legalidad necesaria. Pero como en los demás temas, este tiene un importante ingrediente político.

Es bien sabido que la alcaldía de Petro es objeto de todo tipo de críticas per se, y que ante cualquier acto o medida tomada por el burgomaestre, viene una arremetida mediática, asi luego se matice o se le encuentre algun elemento positivo. En este propósito seguramente ha contribuído la terquedad y los mismos errores del funcionario. Lo cierto, es que la coalisión del Concejo se conjuga magistralmente con la oposición que se hace desde lo nacional, en su empeño por deslegitimar cualquier acción de la administración, mostrandola como la continuidad de un gobierno nefasto en cabeza del Polo. La clase política tradicional quiere recuperar el gobierno de la ciudad y de paso liquidar las aspiraciones presidenciales que a futuro pueda tener Petro, y en este propósito, la política de vivienda en cabeza de un potencial candidato a la presidencia es un pretexto ideal para minimizar los alcances de la política y la planeación en el distrito, mostrandolos como incapacidad administrativa y desdeño por la suerte de la población mas vulnerable, en una ciudad, donde la carencia de vivienda, es su principal problema.

 

 

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>