Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Mar, Sep 4th, 2012

BUSCANDO LA PAZ ENCONTRÉ LA GUERRA

Comparte
Tags

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Por: Héctor Pineda S. *

Los vientos que soplan, a pesar de los trinos del irredento, son de optimismo por la paz. El gobierno, sin vacilación, ha anunciado el “segundo tiempo” que, según palabras del Presidente, tendrá que meter muchos goles en favor de la paz. Los opinadores, de las palabras habladas y escritas, han desamarrado las  expresiones y sentimiento de apoyo por el final de la guerra.

La locomotora de la paz, con audacia, se ha echado a andar, según ha trascendido, ayudado por el hermano del Presidente que, en el pasado,  lo tenían bautizado como uno de los “guerrilleros del Chicó”, en referencia a los “niños bien” que fundaban publicaciones para empujar el “tren de la revolución”,  algunos militares en uso de buen retiro y funcionarios con algún conocimiento sobre los sobresaltos de estos menesteres de paz dialogada. En la Habana, seguramente entre Mojito y Mojito, se cocinaron los “Moros y Cristianos” de un nuevo tiempo para la paz.

Pero no aspiro con estas letras aventurar vaticinios ni echar línea sobre  cómo conducir un proceso que el Presidente sabrá, en su sabiduría, y la sensatez de la contraparte, llevar a feliz término. La responsabilidad de lo que suceda, para bien o para mal,  es del gobierno y las FARC. Desde el escenario de la sociedad civil, que es el lugar donde nos encontramos, no debemos ir más allá de expresar al Presidente nuestro decidido respaldo y apoyo para que todo marche bien. Ponerse a pedir participaciones o invocar los miedos y fantasmas del pasado, ni más allá ni más acá, es pura “sapería” o fungir de “enemigo agazapado” del proceso.

Entonces, para dejar que quienes tienen la responsabilidad lo hagan, me limito a relatar la anécdota personal que, como lo he titulado en la presente nota, relata la manera de cómo transitando por los caminos de la paz llegué a la guerra. Corría el año de casi la mitad de la década de los ochenta. Esa mañana de invierno “currambero”, casi de madrugada,  recibí, en mi oficina de funcionario de la Cervecera enclavada en el corazón de “Barranquillita”, la llamada con la que se iniciaría mi ingreso a la dinámica de la guerra. Al otro lado de la línea, Alfonso Jacquín, un abogado constitucionalista deslenguado que cambió la cátedra por la lógica del fusil, me pedía ayuda porque durante la toma al municipio de Yumbo se había perdido en el fragor de los tiros. No dude un segundo. Cambie un cheque, tomé un vuelo a Cali y, caída la noche, ingresé a la habitación del Hotel La Luna donde nos dimos un fuerte abrazo reponiendo afectos de años de ausencia.

La perorata fue atropellada e interminable, acompañada de aguardiente. Al final un favor: “hermano así como lo bueno ha entrado por la “puerta de Oro”, me dijo Jacquín, la paz debe ingresar por Barranquilla”. Después me reveló el secreto de que en Madrid se encontraba en ese momento Iván Marino Ospina (entonces Comandante del M-19), Álvaro Fayad y Andrés Almarales negociaban con el Presidente los términos de un acuerdo de diálogo para la paz. Me entregó los nombres de los integrantes del M-19 en la Costa, depositarios del pedido (¿orden?) para que le solicitaran al Gobernador  Fuad Char Abdala el inicio de los diálogos de paz.

En ese instante, quedé atrapado en la lógica del M-19. Busqué a los “compas”, se iniciaron los diálogos, hubo tropeles de aquí y de allá y, finalmente, el proceso culminó con la toma del Palacio de Justicia. Buscando los caminos de la paz, irremediablemente, quedé atrapado en la dinámica de la guerra. Cinco años de tropeles, siguieron. Ojalá, lo iniciado, no termine allí.

*Constituyente de 1991

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>