Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Jue, Oct 18th, 2012

‘Bogotá se bajó los pantalones en cultura ciudadana’: Antanas Mockus

Comparte
Tags

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Por Javier Forero

Antanas Mockus parece un individuo encarcelado en una mente lúcida y brillante que suele traicionarlo. Aunque tiene la seguridad para expresar sus ideas a través de acciones simbólicas que rayan en lo excéntrico, es una persona tímida e introvertida. Poco se relaja y casi siempre parece dictando clase.

La no violencia ha sido siempre su consigna, la misma con la que logró toda una revolución de pensamiento en Bogotá entre 1995 y 1998 y de 2001 a 2003, cuando fue alcalde de la ciudad. Por ello, sus apuntes podrían ser importantes cuando de posconflicto se habla, a propósito de las conversaciones de paz que ahora se inician, pues luego de este tipo de procesos el país puede quedar trastornado, por lo que la solidez de las instituciones y la capacidad de transformación de los ciudadanos desempeñan un papel bastante importante.

¿Cómo ve el proceso de negociaciones con las Farc que ahora va a iniciar el Gobierno?

Lo veo con esperanza. La pre-negociación, que es la tarea más compleja, ya está hecha. La única inquietud que tengo es por qué no se avanzó más en esta etapa. Hay que tener en cuenta también que aún con la paz se pueden seguir cometiendo crímenes, porque también se pueden acrecentar los demás problemas del país.

¿Se debe alcanzar la paz para solucionar los problemas del país o se deben solucionar los problemas del país para alcanzar la paz?

Ni lo uno ni lo otro. La paz no puede volverse lo último que se haga ni tampoco se puede hacer depender esto a la solución de los problemas del país.

¿Cómo así?

Se necesita que haya paz, pero a la par es necesario ir combatiendo lo demás problemas del país, porque de lo contrario se podría reproducir la violencia de alguna otra forma, como pasó con las Bacrim.

¿Se debe negociar agenda política con las Farc?

El ideal es que las Farc negocien únicamente las condiciones de su reinserción y su seguridad, pero seguramente parte de ellos desearán participar en política. Esto podría ser posible siempre y cuando no hayan cometido crímenes de lesa humanidad.

Pero la mayoría de ellos han cometido crímenes de lesa humanidad.

Eso es lo que hay que entrar a ver, porque de todos modos debe haber algún castigo, sea cárcel u otro mecanismo, pero también debemos estar preparados para indultar muchos de los delitos, como pasó con el M-19. Un proceso exitoso incluye algo de perdón y está condicionado a la no repetición, como ocurrió con el hoy alcalde de Bogotá, él es el mejor ejemplo de lo que se puede lograr.

¿Qué más se necesita para que haya paz en Colombia?

Se necesita una combinación adecuada de justicia, paz y verdad, que deje a mucha gente satisfecha, pero es imposible que todo mundo quede satisfecho. Esos procesos son supremamente difíciles de adelantar, porque cada bando tratará de excusar su barbarie en los demás.

En Colombia, las raíces de la violencia son muy diversas. Hay crimen organizado, crimen común, desplazamiento, problemas de convivencia, entre otros, habría que empezar a combatir primero eso, junto al tema de la desigualdad. Pero muchas veces es mejor una mala paz que una buena guerra.

¿Cómo es una mala paz?

Después de esos procesos el país puede quedar trastornado y la reintegración de los guerrilleros a la vida civil tiende a ser complicada, por eso muchas veces se crean bandas urbanas delincuenciales. Pero es preferible tenerlos aquí que en el monte, aquí se pueden implementar herramientas a mediano y largo plazo para evitar la violencia, allá no.

¿O sea que hay un riesgo alto que después de una hipotética desmovilización se aumenten los problemas sociales?

Parte de eso es inevitable. En este caso convendría que las Farc se conviertan en un partido político, porque sería una herramienta de disciplina para los exguerrilleros.

Es necesario aumentar la colaboración ciudadana con la justicia. Por eso la sociedad se fortalecería mucho con unos niveles altos de cultura ciudadana, hay que inculcar que ‘no todo vale’ así las circunstancias sean adversas y en esto la democracia es fundamental. La existencia de las Farc es un síntoma de debilidad de la democracia.

¿Cómo se logra ese ‘no todo vale’?

A través de dos mecanismos: uno es la capacidad de reflexionar moralmente para llegar a la conclusión de que algo no debe hacerse, la culpa, y al lado de eso debe existir la norma social, que es el temor a perder la confianza de los demás, la vergüenza.

A propósito, ¿cree que Bogotá se ‘bajó los pantalones’ en materia de cultura ciudadana?

Sí, Bogotá descuidó mucho de lo que se había avanzado, pero se han mantenido algunas cosas, por ejemplo el ahorro de agua. La ciudad es muy buena para reparar acuerdos y tiene la gran virtud de ser muy sensible a la violencia, el rechazo a los actos de barbarie ya significa mucho para un país sumido en un conflicto permanente. Los bogotanos tienen la llave de la cultura ciudadana.

¿Qué necesita la ciudad para mejorar en cultura ciudadana?

Debe haber una combinación de conciencia y regulación social. La bicicleta y el sistema de ciclo rutas deben ser más utilizados. En Transmilenio hay serios problemas de abordaje, yo haría un concurso de ballet con grupos de danza y teatro para inventarnos un baile que nos enseñe cuál es la mejor forma de abordar. Ha aumentado la agresividad en la conducción, hay que volver a niveles de tolerancia de épocas anteriores. Esta ciudad es sólo nuestra y debemos hacerla vivible.

 

¿O sea que hay que volver a la época de los mimos y los payasos?

Sí, pero debe ser algo de factor sorpresa, eso cuenta mucho.

¿Pero usted cree que los desmovilizados se van a dejar educar a punta de mimos y payasos?

Sí, porque si a uno lo tratan decentemente, uno tiende a responder con decencia. La gente entiende mejor por las buenas y los desmovilizados antes son de los que más pueden apreciar un buen trato. Hay que romper el círculo vicioso de agresividad y vulgaridad.

Estudios demuestran que en los barrios marginales de Bogotá el número de homicidios se duplicó entre 2005 y 2011, ¿faltó cultura ciudadana o bolillo?

Se necesita un poco de las dos. Cultura ciudadana y justicia, deben ir combinadas. Hay que cambiar esa perspectiva policial de extrema guardia por la vigilancia comunitaria, en la que todos velamos, antes que estar temiendo al ojo que nos mira con sospecha, por los derechos fundamentales.

Pedimos la palabra

Usted hace parte del movimiento ‘pedimos la palabra’, ¿qué es eso?

Es la igualdad ante la palabra, es la confianza en ella y las reglas que la rodean. Somos un grupo de académicos y políticos que queremos consolidar una plataforma de diálogo y acción política a través de los mecanismos que contempla la democracia. Sin embargo, no todo lo que empieza bien termina bien, por eso debemos mantener un nivel de innovación bastante alto.

¿Para qué piden la palabra?

Para poder otorgarla y respetarla cuando otros la pidan. Hay conciencia de que parte de los problemas del país no se han resuelto por la debilidad de la representación política en Colombia, por eso deberíamos actuar para mejorar en ese aspecto.

Entonces es un partido político…

No, claramente no, pero para nada renuncia a la posibilidad de convertirse en él.

¿Ustedes serían una tercera opción política al lado del uribismo y el santismo?

Somos otra opción de pensamiento.

¿Se puede hacer política fuera de lo tradicional en Colombia?

Sí se puede, pero hay que tener mucha creatividad para lograrlo, porque, como lo dije hace poco, los partidos son iglesias sin fe.

Pero ustedes sí tienen fe en el poder…

No es indebido que un grupo de individuos se organice para buscar influir sobre su sociedad a través de elecciones.

Tampoco es indebido que Antanas Mockus vuelva a la política y con él la cultura ciudadana.

Es una decisión que no depende sólo de mí, pero no me quiero cerrar posibilidades.

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>