Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Jue, Sep 6th, 2012

APROPIACIÓN DEL ESPACIO PÚBLICO: REALIDADES PARALELAS

Comparte
Tags

Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Por Johanna Garzón

El espacio público en Bogotá ha sido tema de discusión de política pública desde la década de 1990, cuando en la Constitución de 1991 se determinó su condición de derecho de tercera generación y la obligación del Estado colombiano de garantizar el ejercicio de este derecho a través de su buen uso y cuidado. Desde entonces, cada gobierno distrital ha presentado su visión sobre el significado de “garantizar el derecho al espacio público”: algunos desde el punto de vista físico, mediante restituciones y generación de elementos visibles; otros desde lo social, haciendo que se puedan utilizar los espacios públicos para garantizar otros derechos como los del trabajo; pero son aquellos quienes optaron por la pedagogía los que realmente buscaron acercar al ciudadano a su espacio público, al hacer evidente la responsabilidad del primero con su Ciudad.

Y es que, si bien el gozar del espacio público es un derecho constitucional, su respeto se convierte en una responsabilidad cívica, con reglas especiales y actos simbólicos de cuidado al otro. Son muchos los que exigen este respeto, los que solicitan que el Estado garantice este derecho, pero resulta evidente que son pocos los que realizan estos pequeños actos de respeto que constituyen la apropiación del espacio público.

La vida diaria en Bogotá en sus calles es rutinariamente caótica. Desde los albores del siglo XX ya los bogotanos se quejaban de los atestados tranvías, de la suciedad de las calles, de los habitantes de la calle, y de la inseguridad. Las ventas callejeras se veían en los parques y en las plazas en los días de mercado y el tráfico cambió de los caballos y carretas a los vehículos sin cambiar su naturaleza irrespetuosa con el peatón. Poco ha cambiado desde entonces en esencia, pero sí se han perdido algunos principios básicos como el conocer al vecino, el sentido comunitario, y el valor de la denuncia.

La apropiación del espacio público no es otra cosa diferente que respetar los elementos físicos y reconocer en ellos espacios de participación que tienen un significado emocional, político y de conocimiento del otro. Es que el individuo se sienta parte de su espacio público y de su sociedad a partir de la responsabilidad. Un concepto muy manipulado, pero poco entendido, al menos en su componente individual. Es decir, como colectivo, los ciudadanos parecieran comprender que el Estado debe llevarlos a gozar de estos espacios, pero en el campo personal se desconoce las implicaciones de la apropiación. No es claro qué es y qué no es apropiar en espacio público.

Cotidianamente se observa cómo las normas básicas de respeto al espacio público se rompen: daño físico, vandalismo, cambios de uso de espacios –normalmente convertidos en parqueaderos-, comercio formal e informal que no permite el uso por parte de los peatones de espacios como aceras y alamedas, entre otros, sumado a la impunidad de muchos de estos actos demuestran este punto. Sin embargo, no hay estudios directos sobre la percepción de los ciudadanos sobre su espacio público que soporten estas hipótesis. Si bien “Bogotá, cómo vamos” y la Cámara de Comercio de Bogotá han hecho algunos acercamientos al respecto, se concentran en movilidad y ventas informales, dejando de lado elementos como los parques, los salones comunales barriales, los paraderos y otros elementos que también configuran este espacio público.

Teniendo esto en mente, proponemos, junto con otros estudiosos del tema de la apropiación del espacio público, un acercamiento directo a esta percepción mediante una encuesta abierta al público, cuyos resultados permitan que los tomadores de esta ciudad comprendan las realidades paralelas de la ciudad: por un lado, la realidad estatal, y por otra la realidad de sus gobernados.

Si usted, amiga lectora o amigo lector, desea participar de esta iniciativa, debe simplemente diligenciar la encuesta que se encuentra en el siguiente enlace. No toma mucho tiempo y será de gran valor para estudios ciudadanos posteriores. ¡Adelante, Hágase oir!

https://www.surveymonkey.com/s/PercepcionEPBogota

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>