Publicado el: Jue, Dic 12th, 2013

Alguien tenía que rebelarse y Petro se rebeló


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

emputadasPor Guillermo Segovia Mora/ 

“La indignación que tumbó las reformas a la educación y la justica y arrinconó la de salud; que apoyó la Minga Indígena, al pueblo del Catatumbo y la Rebelión de las Ruanas campesinas, que se movilizó por decenas de miles el 9 de Abril y el 21 de noviembre de 2013 por la Paz, la Democracia y la Defensa de lo Público, ahora reacciona contra el abuso del poder, en defensa de proyectos alternativos y por la renovación institucional. Hoy Bogotá es la capital de la indignación nacional.”

Pavoneándose en la arrogancia que le inyectó el clientelismo, el Procurador General de la Nación, proyección del oscurantismo medieval en el siglo XXI, desató una cruzada sectaria -él que debe propender por los derechos de todos y todas- contra expresiones y decisiones que son conquistas modernas y posmodernas de la humanidad. Así amplios sectores aún no las hayan asimilado o incorporado a sus umbrales de aceptación, el aborto,  la diversidad sexual y de género, los derechos de la mujer sobre su cuerpo, las parejas y matrimonios del mismo sexo,  son una realidad social, cultural y jurídica. La Constitución de 1991 elevó al rango de derechos el pluralismo, la diversidad, la multiculturalidad, el libre desarrollo de la personalidad. En forma inaudita el señor Ordoñez los desconoce, estigmatiza a las comunidades y minorías y pretende imponer su credo patriarcal y santurrón. Y, salvo algunas protestas, en apariencia no pasaba nada.

La corrupción se enseñoreó en Colombia como premio gordo de la politiquería. En un régimen clientelista las contraprestaciones  colocan el soporte popular de una asquerosa escalera de coimas y prebendas que se coronan en las entidades públicas, las cortes o el Congreso en la capital y los favores cruzados entre éstas. A esa corruptela se sumó la alianza con el paramilitarismo para exprimir las regiones y aniquilar los opositores. De ahí  que sea loable y merezca respaldo la función disciplinaria y judicial contra la corrupción. Sin embargo, requiere imparcialidad, ecuanimidad, juridicidad, magistratura moral. Ordoñez, a través de una interpretación abusiva y dictatorial de sus funciones, adelanta un régimen disciplinario  prolijo, mediático y sectario en una Procuraduría de enemigo para amordazar antagonistas tanto como para diluir o dilatar la responsabilidad de sus conmilitones políticos, saqueadores, parapolíticos  o militares violadores de los DD.HH, con uno que otro sacrificado para impactar la tribuna. A esa conducta infecta le sumó la descarada negociación de su reelección con congresistas y magistrados. Y, salvo algunas protestas, en apariencia, no pasaba nada.

La estrategia de las basuras

Como pocos se había ganado el sentimiento del hombre más odiado del país en muchos sectores y él reía. Y lo hacía con razón pues ya no parece un chiste que sus sentencias disciplinarias relacionadas con los funcionarios de mayor importancia hayan sido la ejecución de un plan para sacar del camino a sus posibles opositores  en la campaña presidencial de 2018, con el fin de montar una república ultraconservadora en alianza con el uribismo. En ese propósito, Gustavo Petro y un éxito de su gobierno son  un obstáculo de peso. Lo de la crisis por las  basuras –si este no es el motivo habría sido cualquier otro- resuelta en 3 días, pero que según la Procuraduría demostró la “incapacidad absoluta del Alcalde para superarla” es un deleznable pretexto – Emilio Tapia convicto por el cartel de la contratación en la ciudad y para nada afecto a Petro, denunció el complot de los privados para generar el caos (El Espectador 11.12.2012). Sobre ese libreto,  hinchando sus facultades y manipulando un proceso, el Procurador se propuso darle la muerte política a Petro en un fallo que trasunta una coartada y una postura ideológica, confiado en que la reacción a tal arbitrariedad apenas despertaría una deslucida reacción. Con el agravante de las denuncias de que la determinación se cocinó en conciliábulos extremistas. Pero el tiro le salió por la culata y sin vaselina.

Esta vez, alguien tenía que rebelarse y Petro se rebeló en nombre de los  721.308 habitantes de la ciudad que lo elegimos y apoyamos su programa. Bogotá se indignó, llenó la Plaza de Bolívar y le dijo NO.  Destituir a un legislador o funcionario de elección popular en un país signatario de la Convención Americana de Derechos Humanos sin mediar sentencia penal es una violación al Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Inhabilitarlo por 15 años  cuando frente a su paisano Samuel Moreno intervino tarde y en forma laxa, muestra la iniquidad y parcialidad de la decisión. La indignación nacional con la medida no implica, hay que reconocerlo, un respaldo a Petro, aunque éste ha aumentado en la coyuntura, sino un rechazo mayoritario de la sociedad a la prepotencia, la arbitrariedad y la beatería del señor Ordoñez y su campaña inquisitorial y un reclamo por instituciones democráticas.

Pero hay más. Como nunca antes, el país está cerca de concretar acuerdos de paz con las dos más antiguas organizaciones guerrilleras del continente sino del mundo -a las Farc se sumará el ELN-  que implican o dejarán sellado el compromiso de reformas en aspectos álgidos de la realidad nacional y concesiones para incorporación política de la insurgencia. La extrema derecha, después de negociar con el paramilitarismo, pretende la desmovilización por una supuesta rendición producto de la intensificación de la contrainsurgencia con sus costos en vidas y más atraso. Desde ese lado cabildea Ordoñez ante organismos internacionales. Petro, por el contrario, como exguerrillero, líder exitoso y segunda autoridad ejecutiva del país, está del lado de las víctimas, adelanta un programa a favor de los desplazados, apoya  los diálogos y promueve la movilización de respaldo. En este aspecto, como en sus iniciativas frente al modelo de ciudad, es un objetivo a neutralizar y de paso sabotear los diálogos de La Habana. Pero esta vez las cosas no le salieron bien a Ordóñez. Las Farc repudian su decisión pero para endurecer el reclamo de garantías y es mayoritaria la interpretación de que se trata de un abuso con fines políticos.

La estrategia de la dignidad

La Procuraduría de Ordoñez es un ídolo con pies de barro. Los juristas constituyentes (Gaviria, Hernández, Zafra) le recuerdan que, según la Constitución, la facultad para destituir al Alcalde de Bogotá es exclusiva del Presidente de la República (Arts. 121, 314, 323); el Consejo de Estado cuestiona sus fallos por invadir el ámbito penal; el Fiscal General de la Nación discute la decisión por inconstitucional, avala una acción protectiva internacional, critica el adefesio anti jurídico en que se han convertido los procesos disciplinarios y ordena una inspección judicial al expediente, motivada en un posible prevaricato. La Convención Americana de Derechos Humanos consagra que tal medida solo procede cuando hay una decisión penal y ante el Consejo de la entidad se solicitan medidas cautelares de protección para suspender la destitución y examinar las consecuencias de la violación.

Alcaldes suramericanos y eurodiputados apoyan a Petro. El próximo embajador de los EE.UU. en Colombia,  en representación de la política de su gobierno de respaldo al proceso de paz -se acabó la plata para ayuda, se abren  expectativas de negocios y la izquierda gobierna en buena parte del continente- cuestiona por estúpida la decisión en medio de las conversaciones y en contra del símbolo actuante de que vale la pena dejar las armas. Nada de eso habría pasado si Petro, manso como lo quisiera la élite neoliberal y ultraconservadora (no hay contradicción), agacha la cabeza y se va para la casa. Pero con su actitud de defensa de la legitimidad del mandato popular abrió la caja de pandora: se puso a la cabeza de un sector mayoritario del país, parte de la clase política, formadores de opinión y hasta el empresariado, que están hastiados con la Procuraduría dictatorial de Ordóñez.

Lo más importante: conocida la noticia al mediodía del 9 de diciembre, las redes sociales colapsaron.  Paulatinamente la Plaza de Bolívar se fue llenando con gente provenientes de todos lados y de todas las condiciones. Los primeros, los recicladores hoy vinculados contractualmente a la empresa de aseo de la ciudad. Al final  de la tarde, por lo menos 40 mil personas coreaban “Petro no se va”. Él, desde el balcón de la alcaldía,  pidió resistir en defensa de la democracia y la paz, con Aída Abella y Antonio Navarro a su lado para recordar la masacre contra la Unión Patriótica y la lealtad del M-19 con los acuerdos. Al día siguiente, la escena se repitió con la compañía del líder campesino César Pachón. El 13 habrá la gran manifestación de Bogotá con vigilancia de la Guardia Indígena de Cauca, el 19 protesta nacional. La indignación que tumbó las reformas a la educación y la justica y arrinconó la de salud; que apoyó la Minga Indígena, al pueblo del Catatumbo y la Rebelión de las Ruanas campesinas, que se movilizó masivamente el 9 de Abril y el 21 de noviembre de 2013 por la Paz, la Democracia y la Defensa de lo Público, ahora reacciona contra el abuso del poder, en defensa de proyectos alternativos y por la renovación institucional. Hoy Bogotá es la capital de la indignación nacional.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>