Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Vie, Ago 9th, 2013

¿A QUIÉN SE QUIERE PARECER LAS FARC?


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

Tico PinedaPor: Héctor Pineda S.

Carajo, exclamó el taxista mirando desde el retrovisor,  esos manes ahora sí hacen la paz. Trabajan tres días y descansan cinco. Ya están practicando para cuando sean congresistas. Sonreí, simplemente.

Según informaciones que trascienden de las conversaciones del Gobierno y la guerrilla de las FARC,  en la Habana, esta última viene haciendo anuncios que, como siempre sucede en un país profundamente marcado por la violencia y la guerra, además de suscitar polémicas desde distintas orillas ideológicas y políticas también son indicios y señales de los caminos y aspiraciones por los que quieren transitar la FARC para poner fin a la guerra.

Para empezar con este ejercicio escrito de intentar desentrañar los signos de las FARC enrumbadas hacia el post conflicto, interpretando las declaraciones de sus voceros en la Habana y a pesar del escepticismo militante de su contraparte desde la derecha uribista, diríamos que de las declaraciones expresadas por uno de sus voceros en el sentido  de que las FARC, palabras más palabras menos, no aceptan ni reconocen a la justicia penal internacional e invocan una justicia nacionalista  en un proceso puramente nacional, condición para evitar la ruptura de los diálogos, según sus palabras.

Si las declaraciones del vocero de la guerrilla se interpretan en el literal sentido y significación, sin duda, tendríamos que concluir que las FARC, en materia de la administración de justicia, sin duda, se quieren parecer a los gringos que, entre otros Estados, no aceptan la jurisdicción Penal Internacional (Corte de Roma) como un mecanismo de justicia subsidiaria para los nacionales nacidos en los Estados Unidos. Aquí, entonces, tiene pertinencia interrogar sobre el pensamiento del Gobierno con respecto a la aceptación o no de demandar su compromiso como Estado parte del Tratado de justicia internacional, la suspensión de la extradición como mecanismo de justicia extraterritorial y el retorno a un modelo parecido a la consigna añeja de “preferir una tumba en Colombia a una cárcel en USA”.

Escarbando en las declaraciones “farianas”, que podrían prefigurar indicios y las semejanzas que le gustaría tener las FARC con los Estados Unidos, además del rechazo al Tribunal de Roma, también una invocación a una solución nacionalista y soberana, de igual manera, estarían indicando que las FARC del post conflicto se alejan el “bloque bolivariano”, por el que vienen transitando varios países del Continente, asunto que, sin duda, también los coloca más cercano a Obama y los aleja de Maduro y Correa, para citar tres nombres. Aquí, por supuesto, se tendría que preguntar, entre otras, sobre las colectividades y personas que coinciden con las FARC de una Colombia alejada del eje bolivariano y más amiga del eje USA. Se escuchan opiniones.

Entonces, siguiendo las palabras de los voceros de las FARC, aferrados a cada declaración publicadas en su página virtual o reseñadas en varios medios colombianos, las guerrilla expresa sus malquerencias en contra de la paz hecha, en especial con el proceso precursor de paz dialogadas en América Latina gestado por el M-19 y, por supuesto, no han ahorrado declaraciones desobligantes contra los líderes más reconocidos del M-19, incluida la persona del Alcalde Mayor de Bogotá Gustavo Petro. Estas  malquerencias, sin duda, ponen a las FARC cercana a las voces de la derecha y otras expresiones mafiosas que detestan la paz exitosa del M-19. ¿Por qué esta coincidencia? Se escuchan respuestas.

Finalmente, en el mismo registro noticioso de las opiniones de los voceros guerrilleros, se escuchó el anuncio de un descanso que se tomarían después de la jornada de tres días de trabajo y conversaciones. Carajo, exclamó el taxista mirando desde el retrovisor,  esos manes ahora sí hacen la paz. Trabajan tres días y descansan cinco. Ya están practicando para cuando sean congresistas. Sonreí, simplemente.

@ticopineda

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>