Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345
Publicado el: Jue, Mar 20th, 2014

A prueba el Estado constitucional de derecho


Warning: Illegal string offset 'custom_page_theme_template' in /home4/actualid/public_html/actualidadUrbana/wp-content/plugins/custom-page/custom-page.php on line 345

unicorPor Unicor

“Las medidas cautelares a favor del alcalde Petro, gústele o no les guste a los amigos de la salida prematura del Alcalde, son de obligatorio cumplimiento para Colombia, lo dice la Convención de Ginebra”

Hoy 19 de marzo de 2014 el titular de El tiempo indica: “…Presidente decidirá si acata petición de CIDH de suspender destitución…”. Se deja entrever con toda la intencionalidad del caso, que para el presidente es discrecional la decisión de acatar las medidas proferidas a favor del alcalde mayor Gustavo Petro, que suspende de forma inmediata el fallo proferido en su contra por el procurador general.

Falso, el presidente solo tiene una opción, acatar las medidas, si quiere mantener a Colombia como miembro honorable del sistema interamericano de justicia, el miedo que quieren meter los corifeos del establecimiento también es falso: dicen que cualquier funcionario elegido por voto popular y destituido por el procurador puede solicitar las medidas, claro que las pueden solicitar, empero, no en todos los casos son procedentes, dicen que todos los funcionarios destituidos por la procuraduría pueden exigir indemnización, la podrían solicitar, empero, ello deberá ser probado en cada proceso. Manifiestan que dicho precedente permitirá a quienes se les estén violentando sus derechos fundamentales en cualquier parte de Latinoamérica acudir a la CIDH a pedir protección, claro que podrán hacerlo, sin embargo, eso no será el acabose sino todo lo contrario, un gran avance político, jurídico y social. Querrán indicar con ello, como han hecho siempre, que es mejor que se mantenga calladamente la arbitrariedad, que buscar la justicia a pesar de las consecuencias, cualquiera que ellas sean.

Petro y sus abogados han logrado probar ante la CIDH, la persecución política que viene siendo ejercida en su contra y el daño irremediable que se le puede causar en sus derechos políticos, no es necesario a estas alturas detallar de qué forma los sectores reaccionarios han tratado de bloquear y terminar violentamente su gobierno. El Alcalde Mayor hizo uso de los mecanismos legales y democráticos para levantar su defensa, ¡hasta eso quisieron cercenarle!. Recordamos al presidente de la paz y la reconciliación nacional diciendo: “yo debo ser cumplidor de la ley y defiendo las instituciones”, refiriéndose a lo que parecía ser inamovible; la destitución de Petro, ahora que la CIDH dentro de sus competencias profiere las medidas cautelares y suspende el acto administrativo del procurador, Santos está obligado a decir y hacer lo mismo, cumplir la ley y defender las instituciones, se le recuerda al presidente y su ministro de justicia, que la CIDH hace parte de esas mismas leyes y de esa misma institucionalidad.

Las medidas cautelares a favor del alcalde Petro, gústele o no les guste a los amigos de la salida prematura del Alcalde, son de obligatorio cumplimiento para Colombia, lo dice la Convención de Ginebra, lo incorpora el artículo 93 de la Constitución Política y lo ha ratificado la jurisprudencia de la misma Corte. Otra cosa es que de forma vulgar el establecimiento quiera mostrar su verdadera esencia, y que decida desconocer la jurisdicción y la competencia de la CIDH, y haga caso omiso de la orden impartida. Las presiones para que se saque a Petro como sea son incesantes, puede pasar y si eso pasa, perderemos todos, pierde el alcalde mayor porque el golpe quedará consumado frente a todo el mundo, volverá a comprobar en su propia integridad que en Colombia no hay garantías para las fuerzas democráticas disidentes, perderán las ciudadanías que se atrevieron a votar y a ganar con una propuesta alternativa, es posible que nunca más vuelvan a participar del embuste de esta mal llamada “democracia”.

Si con argucias el gobierno desconociera lo ordenado por la CIDH, perderá también el país todo, porque nos habrán demostrado nuestros eternos verdugos, que no hay salidas, que desde la colonia hasta hoy no se ha avanzado en nada, que este suelo y su riqueza les pertenece solo a ellos, que harán lo que les toque por defender sus protervos intereses, no abra paz. Empero también perderá esta supuesta republica pues quedará desnuda ante el mundo, se caerá el velo, las falacias construidas, se vendrá todo a tierra, la Constitución que quedaría sin efectos, la ley al servicio de la dominación absoluta, las instituciones carcomidas en su independencia y honor, es decir, Latinoamérica y el mundo se percatarían de la verdadera Colombia, esa que está condenada a la eterna injusticia y a la violencia, ¿Qué diría el presidente Santos al mundo?, ¿Qué quedaría del proceso de paz?, y ¿Quién se atrevería a hablar en este país de democracia?.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags en HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>